San José de Feliciano

La localidad de San José de Feliciano se encuentra en el norte de de Entre Ríos, cerca del límite con Corrientes a solo 100 kilómetros de La Paz y a 250 kms. de Paraná. Se levanta a la vera de la RP 1 entre campos cultivados y bosques vírgenes donde que contrastan todos los verdes. Nos recibieron vistas inmensas y gente maravillosa. No es que haya demasiado para ver, pero San José de Feliciano es un lugar donde un espíritu campesino recibe a los visitantes con calidez y profesionalidad, lo que compensa con creces una pasajera falta de servicios Premium que otras grandes ciudades tienen, pero que a veces cansan, agobian, estresan. Pero sepa que haber hay (4 hoteles, 1 hostería y 2 apparts), y que son de esos que nos hacen sentir como en casa, mate de por medio. Lo que más nos gusta a los pescadores. Una inmensidad verde hace del lugar un paraíso para los pescadores deportivos ávidos de la pesca de especies cazadoras en aguas tranquilas y solitarias en medio de represas, ríos y arroyos, cubiertos por bosques chaparros. En el Guayquiraró se pescan dorados, surubíes, patíes, bogas, amarillos, bagres, moncholos y toda la variada.

 

 

Y si queremos avistar fauna, en el monte podemos ver especies como guazuncho, ciervo axis, tatú y carpincho entre otras especies terrestres y gran variedad de aves y reptiles. Un lugar para llegar primero. Ahora. Se llega doblando a la izquierda en el cruce de la RN 14 que indica el acceso a Chajarí. Y me gustaría decir al respecto que el GPS es un aparato extraordinario, pero también que el mapa sobre el capot del auto despierta sentimientos únicos, tal vez remembranza de otras épocas, porque estar en medio del campo, respirando aire fresco con un plano desplegado conversando con los compañeros sobre que camino tomar no tiene precio. Los minutos que uno destina a parar al costado del camino, mirar la inmensidad que lo rodea, abrir la guantera y sacar el mapa para saber donde está detenido es llenarse de cosas que hoy pocos consideran parte de la vida, esa vida tranquila que muchos olvidaron pero que extrañan, y que en San José de Feliciano van a recuperar.

 

 

 


Completan la oferta el turismo de aventura, eco turismo y turismo rural, el lado más humano del turismo, ya que ofrece la oportunidad de encontrarse con las diferentes formas de vivir de las comunidades que cohabitan en un ambiente rural y que muestra al visitante el respeto y el valor de la identidad cultural de un lugar. Son viajes que permiten realizar actividades de convivencia e interacción con una comunidad rural en sus expresiones sociales, culturales y productivas cotidianas con una actitud “light” y el compromiso de conocer, respetar, disfrutar y participar en las tareas diarias de los trabajadores de la zona y en la conservación de los recursos naturales. Además de la pesca se puede hacer cicloturismo, safaris fotográficos, organizan carreras a campo traviesa y fiestas regionales y provinciales entre otros atractivos. Un lugar ideal para reducir el estrés. Pero también tiene sus noches de ruido con los corsos, los que cuentan con la presencia de las comparsas Irupé, Hechapirá y Marabú y una gran variedad de bandas musicales que le dan a San José de Feliciano noches únicas a puro carnaval, color y alegría, que culminan con la coronación de las reinas de los corsos felicianeros.

 

 




LA PESCA

La pesca se realiza en lo que los lugareños llaman "represas" (enormes reservorios de agua para riego) donde la presencia de dorados, pacúes, bogas, sábalos, tarariras, palometas y especies de cuero atraen a todo tipo de pescadores. Algunos de estas represas ofrecen dorados de hasta 8 kilos, incluso ocasionalmente, de mayor porte, junto a enormes tarariras, grandes bogas, pacúes y carpas. También hay en la zona cantidad de arroyos y riachos, los que en determinadas épocas del año y bajo ciertas condiciones entregan gran variedad de especies todas de buen tamaño. A muy pocos kilómetros de la ciudad se encuentra el río Guayquiraró, curso de agua que divide las provincias de Entre Ríos y Corrientes, y en el que la pesca es por momentos excelente. Y todo esto en medio de un paisaje único e irrepetible a pocos kilómetros de un casco urbano con identidad propia.

 

 

 

 

Llegamos una semana después de los festejos de la Fiesta Provincial del Ternero, orgullo de sus habitantes y un verdadero homenaje al trabajador de la tierra. Esa tierra que se conquista con trabajo y pasión. Nos contaba Jessica Domínguez, cara visible del área de turismo, que durante la fiesta provincial del ternero los fogones se encienden por doquier para deleitar a los visitantes con la gastronomía regional basada, por supuesto, en el asado, al que acompañan empanadas, locro y otras recetas locales que pueden degustarse alrededor de la plaza. Una pena no haber estado, pero para el año que viene no faltaremos.

 

 

 

 



Salimos no muy temprano (más bien tarde) hacia la represa La Vascongada, un campo privado cerca del templo erigido en homenaje a Lázaro Blanco (ver detalle), en el que pescar es una tranquilidad absoluta. En Feliciano llaman represas a unos espejos de agua enormes de los que se toma agua para el riego del campo. Algunas son cavas naturales, otras son artificiales y otras son una combinación de ambas, pero en todas hay buena pesca. Accidentes que nosotros le daríamos el nombre de laguna. Incluso en muy poco tiempo se llega a las orillas del río Guayquiraró en el que la pesca continúa en todas sus expresiones dependiendo, por supuesto, del estado del agua (su nivel y claridad). Arrojamos nuestros engaños al agua como a las 11:00 de la mañana, horario complicado para la pesca de tarariras y dorados, pero no tuvimos suerte. Solo tuvimos pique de palometas. Por la tarde nos fuimos a la represa San Víctor, otro lugar increíble pero corrimos la misma suerte. La hora es muy importante para pescar en Feliciano. Los mejores rindes se dan al amanecer y al anochecer, y la aventura de la pesca de noche con campamento es inigualable. Asado, picada, bebidas frías, mate y buenas compañías son la clave para armar el vivac y pasar la noche a orillas de una represa o del Guayquiraró. Un lujo felicianero.

 

 

 

Al otro día salimos a las 8:00 de la mañana hacia la represa San Luis donde, luego de pedir permiso, nos instalamos en un lugar evidentemente concurrido por pescadores locales, donde los fogones apagados hablaban de la convocatoria del lugar. Tuvimos poca suerte (luego nos enteramos de la presencia de cantidad de yacarés) pero clavamos en pocas horas varias tarariras aunque no del tamaño que buscábamos. En el medio conocí a Walter, el propietario de una granja acuícola con demasiados conocimientos sobre el tema y con quien fue un gusto hablar. Nos mostró sus instalaciones donde cría dorados, tarariras, bagres, pacúes, bogas, salmones siberianos y carpas húngaras (espejo) y ya está haciendo los arreglos para la cría de surubíes y pensando en abrir un “pesque y pague” en un lugar único al que los pescadores no estamos acostumbrados. Y si se me permite un consejo, o sugerencia, si va a pescar a Corrientes, viaje por la RN 14 (que está espectacular) haciendo unos muy pocos kilómetros más, pase por San José de Feliciano y pregunte donde pescar tarariras, dorados, bogas y otras especies deportivas. Tome la RN 14, doble a la izquierda en Chajarí y conozca un verdadero paraíso pescador, con más de una posibilidad, para usted solo.

 


_________________________

 

 

LAZARO BLANCO, LA HISTORIA

Lázaro Blanco (alias "Chalo") fue un chasqui (correo a caballo) a fines del siglo XIX en San José de Feliciano. En 1886 Lázaro se dedicaba a tareas rurales y era gran conocedor de la selva de Montiel. Inspirado en su destreza y rapidez con los caballos se dedica a las tareas del chasqui. El 7 de septiembre de 1886 Hereñú, jefe de policía de Feliciano, le encomienda a Lázaro la tarea de ir hasta La Paz a recoger el dinero para pagar sueldos a los policías. Además del problema de los caminos amenazaba una tormenta fuerte y nadie se animaba a salir, y Lázaro se compromete con la orden. No usa su tordillo; elije un “gateado”, con la creencia de que el pelaje blanco atrae los rayos. Tras desayunar con el Alcalde parte para cumplir con su encargo, pero en los primeros 15 kms. se descarga el temporal. Se detiene y resguarda bajo un algarrobo sobre el camino. En ese momento cae un rayo sobre el árbol fulminando a Lázaro y al caballo. Lo encontró 3 días después el comisario Demetrio Verón, el cual dispone trasladar los restos de Lázaro a Feliciano para sepultarlo en el cementerio del pueblo.

.
LA LEYENDA
Años después una gran sequía asoló la región. Ciríaco Benítez, un productor de la zona, veía desvanecerse su cosecha y morir su hacienda por la seca. Durante una siesta bajo un árbol Benítez tiene un sueño: Sueña que un joven se presenta y le dice que confíe en él y su cosecha será salvada; y le indica el lugar donde debe visitarlo. Benítez va al lugar indicado y descubre una cruz de madera recordando la muerte de Lázaro Blanco. Al día siguiente cae una lluvia que salva su cosecha y sus animales. La noticia corre y se multiplican los pedidos de ayuda que, según la gente, son atendidos. A los pocos meses trasladan los restos de Lázaro al nuevo cementerio y al abrir la tumba descubren que el esqueleto estaba perfectamente conservado aún cuando el entierro se había hecho sin féretro. Esto alimenta la fama de Lázaro que trasciende las fronteras del pueblo y se desparrama por la zona. Así se instaura la devoción a "Lázaro Blanco santo milagrero" como predican los lugareños. A comienzos del siglo XX se construye un templete en el lugar donde estaba la cruz de madera, sobre el viejo camino de tierra a La Paz. Allí la gente deja placas de agradecimiento por los favores recibidos, y se amontona una colección de objetos y ofrendas. Hoy se recuerda a Lázaro con una gran fiesta en el lugar a la que asisten miles de personas. Al igual que con el Gauchito Gil, Lázaro Blanco no es reconocido por la iglesia católica y sus milagros no son aceptados. Sin embargo sus devotos aumentan año a año, y testimonio de esto es la gran cantidad de ofrendas que se ven tanto en su tumba como en el templete. Todos los 7 de septiembre se celebran misas para conmemorar el aniversario de su fallecimiento en el templete con una enorme afluencia de personas; lo que demuestra la convergencia del culto cristiano con las figuras populares que se alimentan de la devoción de sus fieles.

 

 

Principales accesos (está todo señalizado)
Desde Buenos Aires entrar a la provincia de Entre Ríos por Zárate Brazo Largo, luego circular hacia el N por la RN 14 hasta el acceso a Chajarí, y allí doblar a la izquierda.
Desde Santa Fe entrar a la provincia de Entre Ríos por el Túnel Subfluvial y tomar la RN 12 hacia el N y en el cruce con la RP 1 doblar a la derecha.
Desde Corrientes por RN 12 dirección S en el cruce con la RP 1 tomar a la izquierda.
Posicionamiento GPS W30°23′00″ S58°45′00″


Infraestructura y servicios

La ciudad posee una calle de circunvalación destinada al tránsito pesado. En su interior cuenta con calles abiertas, muchas pavimentadas y otras de tierra o ripio. Los medios de transporte son escasos. Hay solo 2 líneas interurbanas de pasajeros: La empresa ETA a la ciudad de Paraná y a Capital Federal, y la empresa Feliciano a Chajarí y Concordia. Entre los servicios básicos se encuentran agua potable, energía eléctrica, telefonía fija y móvil, Internet, televisión por cable y radio FM, entre otros.

 

AGRADECEMOS A
A Julio Ceballos y a Jessica Domínguez de Turismo de Feliciano: Teléfonos (03458) 42-0225 / fax: 42-0139 / mail: munfeliciano@ccfeliciano.com.ar / mun_feliciano@yahoo.com.ar
A Diego, el guía que nos acompañó a hacer los relevamientos y que conoce toda la zona como la palma de su mano. Teléfono (3458) 41-2365.
Appart Feliciano, Rivadavia 144, Tel. (03458) 15 65-9958 / aparthotel_feliciano@hotmail.com
Al restaurante parrilla El Quincho.


 

 RUTA 0 Sepa como llegar, que ciudades cruzará, cuánto pagará de peaje, como está el camino, que alternativas tiene, cuánto de asfalto y cuánto de tierra, que estaciones de servicios y mucho más. Solo cliquee la imagen y memorice o imprima a su navegante ideal.

 

 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Diseño y Mantenimiento de Sitios