Riacho Azul

Curso de agua que se podría decir perteneciente a la cuenca del río Colorado, es una ría de mar que se extiende tierra adentro alimentada por un canal de desagüe de campos vecinos donde la pesca deportiva se caracteriza por la gran cantidad de especies marinas que se congregan en sus canales, a los que solo se tiene acceso navegando desde el punto conocido como el título de esta descripción, incluido dentro de los campos privados vecinos a estas aguas. La navegación está condicionada a los movimientos de mareas. Con la alta se puede circular por todo el cauce interior, el estuario y hasta llegar a aguas abiertas de la "pata" de la provincia donde los grandes pescadores acuden. Pero no a este sitio privilegiado. Sino a la Bahía Anegada por su punto Norte. Conocida ésta por tener en su costa el famoso pesquero San Blas. Pero si ustedes quieren cambiar de ámbito y navegar menos para llegar a los grandes bancos donde se alimentan los grandes escualos o simplemente tener una pesca de orden marino en aguas protegidas no puede dejar de visitar este muy poco conocido "Fondeadero Riacho Azul" con su "choque" de aguas saladas y dulces.




Eso sí: Si nosotros siempre recomendamos guías acá no lo hacemos. Acá lo intimamos a que contrate uno o por lo menos sea acompañado por algún aficionado local con un amplio conocimiento del área. Se lo explico de esta manera a ver si me entiende: La primera vez que fuimos, a medida que avanzábamos navegando hacia el mar la marea iba subiendo. El guía nos explicaba como era la geografía de la zona y así, recibiendo información, llegamos a la punta a la que pretendíamos acceder. Pescamos, y cuando levantamos la vista del agua TODAS las franjas de tierra que habíamos esquivado para llegar hasta donde estábamos habían desaparecido. Parecía que estábamos en medio del océano en una película de terror.




La única porción de tierra que veíamos era en la que estábamos parados. Esto es así, sin exagerar ni siquiera un poco. Solo podíamos ver algunos eucaliptos que parecían estar en el medio del océano. La pesca era excelente en cantidad y variedad. Todas las especies características de la zona estaban presentes en el agua. Desde enormes pescadillas, pejerrey corno, chuchos, rayas, melgachos, lenguados y hasta cazones increíbles y los grandes de cuero de verdad mezclados tierra adentro con las ya deportivas carpas. Si quiere la emoción de pescar en el medio de la nada desde tierra firme este es el lugar. Si bien el acceso es muy complicado la cosa la manejará un guía de la zona con el que habrá que comunicarse reservando lugar.

 

 


Sepa como llegar, que ciudades cruzará, cuánto pagará de peaje, como está el camino, que alternativas tiene, cuánto de asfalto y cuánto de tierra, que estaciones de servicios y mucho más. Solo cliquee la imagen y memorice o imprima a su navegante ideal.

 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Diseño y Mantenimiento de Sitios