Anguila

 

Al horno
Cortar las anguilas limpias en rodajas de 2 a 3 cms. de espesor. Salpimentar a gusto y rociar con jugo de limón. Enharinarlas y freírlas (sin dorarla) en abundante aceite. Ponerlas en una asadera aceitada, cubrir hasta la mitad con caldo de pescado, trozos de manteca y rodajas de limón sin cáscara. Hornear a fuego medio 20'.


A la parrilla

Colocar enteras o en tiras las anguilas limpias en una marinada de aceite, cebolla, pimienta y ajo picado. Dejarlas una hora. Sacarlas, escurrirlas y salarlas. Empanarlas y colocarlas sobre la parrilla. Acompañar con cebollas a la parrilla o tomate igualmente cocido.


En salsa de berros

Limpiar las anguilas y salpimentar a gusto. Enmantecar una fuente para horno (de ser posible con la manteca salpimentada y condimentada a gusto), colocar la anguila cortada en tiras, rociar con la salsa, tapar con papel de aluminio y llevar a horno mediano precalentado por más o menos 20´. Servir acompañado con papas hervidas, zapallo hervido, zanahoria, etc.
Salsa: Limpiar un paquete de berro y procesarlo. Colocar en una olla un poco de fondo de pescado, una vez que hierva retirar del fuego y agregar el puerro, 2 cucharadas de crema de leche, 1/4 de cucharada de fécula de maíz diluida en agua, mezclar bien y llevar nuevamente al fuego. Agregar más fondo o más fécula si lo consideran necesario. Cocinar hasta que esté en su punto (de espesa), salpimentar a gusto.
Fondo: Colocar en una olla un chorro de aceite de oliva, rehogar dos cebollas, media zanahoria y un puerro. Cuando esté todo blanqueado agregar medio litro de agua hirviendo, medio kilo de espinazos, colas y cabezas de pescado (sin agallas para que no se ponga negro el caldo), dos dientes de ajo, una hoja de laurel, algunas ramitas de apio y perejil. Cuando esté hirviendo todo nuevamente agregar medio litro de vino blanco seco. Bajar la llama lo más posible una vez que hierva y cocinar por una media hora espumando permanentemente. Se puede congelar.



Consejos salteados
  • Para cocinar una anguila recomendamos frotarla con las manos con sal gruesa para que pierdan su viscosidad sea cual fuere la cocción que vaya a recibir. Cortarle la cola y la cabeza y destriparla luego.

 

auspicia la gastronomia de irapescar.com
  PESCADERIA VICTORIA