Pesca marina
En el mar las mareas, pescando desde la costa, son el éxito o el fracaso de la salida, dependiendo de la especie que busquemos. Y dependerá también del tipo de costa en la que estemos: Arena, piedra, etc.
Si pesca en la playa y quiere mantener el pescado entiérrelo en la arena, ésta mantendrá la humedad del cuerpo y no lo dejará secar ni por el viento ni por los rayos solares. Las bolsas de plástico son buenas también, pero calientan adentro.
Diferencie las técnicas y los equipos para pescar de escollera, muelle, playa, barranca o embarcado. No todos los equipos son óptimos para todas las modalidades. Infórmese con su comerciante amigo o cuando llegue pregunte.
Si pesca tiburones y lleva la línea arme grampines para fijar el aparejo al fondo y átelo con un nudo "fusible". De esta manera cuando quiera recuperar la línea (con o sin pique) no tendrá necesidad de venir arrastrando el plomo 300 metros. Estos grampines los puede hacer con hierro dulce del 4.2 de construcción, y con un caño cualquiera (tipo ancla).
Si al recoger la línea los anzuelos y el plomo vienen con algas es inútil seguir pescando. Lo que seguramente pasa abajo del agua es que la carnada queda tapada por las plantas y el pez no la ve, o aprovecha otro tipo de alimento.
Si la corriente saca la línea a la orilla deje de pescar. Bajo estas condiciones los peces nadan en una continua lucha para no ser empujados fuera del agua. Ante esta incómoda situación l se retiran de la costa.
Si pesca de costa tenga en cuenta que la ola viene, se levanta donde está la profundidad y rompe donde encuentra los sectores bajos (bancos), que es donde está la espuma.
La buena profundidad y el plomo quieto agarrado al fondo casi aseguran la pesca.
Los vientos buenos son los suaves del Este para la variada en general y para los tiburones. El Norte enturbia el agua y acerca a las "rubias" chicas pero también a los grandes bagres de mar en temporada.
La noche trae la calma que anima a los peces a acercarse a la playa en busca de alimento.
Si pesca embarcado deje caer el plomo hasta el fondo para luego levantar un par de metros "bombeando" la caña imrpimiéndole un movimiento vertical lento y no monótono. Esto atraerá a los peces a tomar el cebo.
Con buena profundidad las mareas casi no influyen. Las estadísticas dicen que se pesca mejor en las dos horas anteriores a la máxima y las tres horas siguientes.
Las playas con arenas altas o pequeñas barrancas nos marcan buena profundidad, en cambio los declives suaves y prolongados nos marcan largos desplayados. Siempre observe la espuma.



Por Ernesto Franchino