Artificiales
No tire cualquier "alpargata" al agua. Ningún movimiento en el agua es ignorado por los peces, pero sepa que hay algunos que los atraen, otros que no le afectan y otros que los alejan. Elija lo que vaya a llevar de acuerdo al ambiente, a la especie que intente capturar y a la temporada climatológica. No es lo mismo pescar tarariras en Febrero que en Julio con un avance de calor. Si las busca las va a pescar, pero la diferencia se basará en como.
Al artificial hay que darle un movimiento tentador para que el pez tenga la intención de tomarlo, y que no difiera del ambiente en el que éste se mueve. No traiga un jiter haciendo "patito" en el agua ni un "plop" a tirones largos. Es antinatural.
Siempre mantenga los triples y / o anzuelos bien afilados. Es la causa número uno de pérdida de piques.
OJO. Hay señuelos para pescar peces y otros para pescar pescadores desde las vidrieras.
Diez motivos por los cuales el pez puede no tomar el engaño:
01) Estamos usando el artificial equivocado. Razones: El pez no reconoce lo que le tiramos, el tamaño es incorrecto o sus costumbres alimenticias o la especie imitada es la equivocada.
02) Color equivocado: Puede ser factor decisivo dependiendo de la luz, el reflejo en el engaño, transparencia, salinidad, imitación del forrajerío, irritación que le produce al pez, efecto "white noise", etc.
03) El señuelo trabaja mal en el agua: Por la velocidad y/o la profundidad (depende de la altura de la caña), si es de paleta puede que esté torcida y su tracción sea deficiente, lo trabajamos demasiado monótono, etc.
04) Dirección de los lances: Por el "white noise" es preferible cambiarle la dirección de recuperación de los engaños. Los peces reflexionan que si algo nada hacia la costa puede no ser natural. Pruebe desde un bote casteando al revés o, vadeo silencioso mediante, arrastre el artificial hacia el medio del ámbito. O sea: Sale del veril hacia la profundidad.
05) Nivel equivocado de frecuencia en los lanzamientos del artificial. Demasiado poco o mucho no es lo correcto.
06) Acercamiento incorrecto del pescador al ámbito en el que desea hacer trabajar el señuelo: Mucho ruido, sombra "tirada" sobre el agua, mucha altura, mucha pesca, etc.
07) Aguas sucias: La poca visibilidad hace que el animal solo dependa de las vibraciones para detectar el artificial y eso lo limita en cuanto a las mordidas por provocación visual, que son muchas veces la razón del ataque.
08) Condiciones del agua: Químicamente inapropiada para que el pez intente comer agresivamente. Cambia los hábitos de alimentación debido a las modificaciones del ambiente acuático que su organismo siente. Por ejemplo la lluvia arrastra al agua los restos ácidos de los pesticidas en el campo.
09) Perturbaciones ajenas al ámbito: Luces y sombras, ruidos, clima (baja presión, tormentas, vientos, etc.), vibraciones fuertes transmitidas al agua, etc.
10) Hora equivocada: Esto tiene que ver tanto con los hábitos alimenticios como con la temperatura del agua y con la especie que estemos tratando de capturar. No es lo mismo pescar al mediodía que a la tarde, tarariras o pejerreyes.
La pesca con artificiales en el mar es mucho más simple que en ámbitos cerrados ya que por lo general el pescado anda acardumado y pelea por la comida, lo que lo hace tragar apurado y sin "probar" lo que toma. Lo mismo pasa por temporadas con el pejerrey en ríos, lagos y lagunas, sobre todo en épocas de desove, que es cuando andan acardumados, y cuando deberíamos devolverlos a todos los que no vengan tragados.
Si pesca en la modalidad trolling tiene que seguir algunas reglas básicas:
01) El señuelo de profundidad o media agua debe estar perfectamente balanceado.
02) Siempre debe atarse a la línea con un destorcedor.
03) Esta pesca acerca especies cazadoras, por lo que es necesario atarle un líder de acero ("shock tippet").
04) Este cable le agregará peso al artificial y ayudará a que se hunda.
05) Si va a trolear a alta velocidad no debería usar nylon de menos de 50 a 80 libras, dependiendo del señuelo.
06) Ate también el plomo a un cable de acero. No es raro que lo muerdan.
07) Si está pescando en aguas muy movidas use un señuelo que se vaya bien abajo.
08) Use señuelos lo más hidrodinámicos posible. Esto permitirá alivianar los equipos.
09)
Si regulamos el freno para apenas soportar la tracción, al momento del pique, será ineficiente y perderemos poder.
10) Cualquier desequilibrio y / o sobrante de línea (nudos, etc.) hará que trabaje a la torción, quitándole naturalidad.
Cuando aprenda a recuperar su señuelo en la forma correcta habrá aprendido a pescar.
Jamás la fuerza deberá manejar nuestros lances. Un buen ritmo es lo más importante.
Serán más efectivos los señuelos que respondan al ambiente, que al pez que estemos tratando de capturar.
Si pesca con artificiales piense que éstos deberán presentarse de la forma correcta, con movimientos acordes a los naturales, no siempre fáciles de transmitir. Esto se consigue traccionando de la manera correcta aprovechando (o acompañando) la fuerza de la corriente, la resistencia al agua y su propia hidrodinamia. Piense, luego pesque.
Elija muchas veces el tamaño del equipo en razón del peso a lanzar y no en la de los peces a capturar. Por supuesto si va a pescar tiburones esa es otra historia. Las cañas de spinning se clasifican por el peso de los señuelos a lanzar.



Por Ernesto Franchino