TECNICAS DE PESCA

TROLLING

Se denomina trolling (o pesca al "currican") a la modalidad de pesca que consiste en arrastrar un señuelo desde una lancha en movimiento, ya sea a motor o a remo. Suele ser una modalidad altamente rendidora si se la maneja correctamente a la profundidad y y velocidad adecuada para cada ambiente y para especie. Es usada por lo general para capturar a los grandes peces del alto Paraná, como dorados y surubíes, y grandes truchas en los lagos del sur y peces de mar netamente cazadores como peces limones, anchoas, bonitos y hasta tiburones. Es la modalidad más sencilla para los principiantes ya que cuentan con la inestimable ayuda del guía - timonel.

 


 CAÑAS DE TROLLING


 TROLEANDO DESDE POSACAÑAS

Para pescar a trolling, como en todas las demás modalidades, se necesita conocer con detalles el lugar por donde haremos pasar el señuelo. De lo contrario corremos el riesgo de estar pescando en un lugar donde no haya peces o nos encontraremos con infinidad de obstáculos que con seguridad nos harán enganchar los artificiales con el riesgo de perderlo. Tomemos el caso del Alto Paraná por ser el lugar donde más años hace que se practica. Cuando el río entra a la Argentina desde Brasil es angosto, profundo y con fondo pedregoso. La corriente rápida que trae desde las cataratas del Iguazú se ve frenada por la construcción de las represas de Itaipú y Yacyretá. Al abandonar la provincia de Misiones baja la velocidad y el curso se ensancha, dando lugar a la formación de cantidad de meandros e islas que incluyen muchas formaciones rocosas que lo cortan transversalmente o los acompañan longitudinalmente. Son las piedras que forman las correderas que le dieron fama de gran pesquero al Alto Paraná.



Los peces cazadores se apostan detrás de las piedras hundidas para no gastar energía en la natación (permanecen en las conocidas “aguas quietas” o remansos), a la espera del alimento que viene arrastrado por a corriente. Los conocedores ubican estos accidentes del fondo gracias a su observación de la superficie. Generalmente se forma un remanso que indica que aguas abajo la corriente encontró un obstáculo que la desvía, en el que el guía hace pasar la embarcación de forma que el señuelo pase por el lugar imitando un pez con su natación comprometida por la fuerza de la corriente, presa fácil de los depredadores.

 


 MOJARRA ALFERS En esta modalidad el señuelo se arrastra más o menos entre unos 40 ó 60 metros detrás de la embarcación en movimiento. Aumentar esta distancia es arriesgar que el nylon se tuerce o enrede; además de que hay que ser un gran pescador de esta modalidad para saber si tan lejos el señuelo está trabajando correctamente. Por otro lado una distancia menor le indicará a los peces el paso cercano de la embarcación, lo que limitará la cantidad de piques.
La velocidad de marcha es tal vez lo más importante en este tipo de pesca. La regla es la siguiente: Una mayor velocidad produce un nado del señuelo muy cerca de la superficie. Por el contrario, una marcha lenta hará que el artificial se vaya muy a fondo, con la posibilidad de enganche (ambas condiciones también se trabajan con la altura de la caña), salvo que se busque la profundidad de los grandes veriles arenosos para encontrar los peces grandes. Entonces: ¿Cuál es la velocidad ideal? En una lancha a motor, una navegación de entre 2 y 3 nudos es lo que marcan los manuales.



 

 ABU AMBASSADOR No hay que olvidar que el señuelo debe representar a un pez que anda merodeando, y que su desplazamiento no debe ser muy rápido. De esto mismo se desprende que el pescador debe darle vida a su señuelo, para lo cual tiene que bombear la caña (imprimirle tirones hacia arriba) a intervalos irregulares para quitarle monotonía al desplazamiento del señuelo, o si prefiere “tironear” de la línea (imprimirle tirones hacia el costado), tratando de simular cambios de velocidad o desplazamientos erráticos del engaño. Incluso la habilidad del timonel hace variar los movimientos del señuelo bajo el agua con frenadas, aceleradas y curvas, en las que el señuelo no solo cambia de dirección, sino también de velocidad y profundidad. Y es ahí donde por lo general se luce el guía: “Esté atento que en esta zona se da el pique”. Su sabiduría le dice que este cambio en la natación seguramente provocará el ataque del depredador.


 SHAKESPEARE POWERROD El pescador de trolling debe ensayar distintas velocidades, distintos tamaños, formas y colores de señuelos y distintos grosores de línea, ya que cuando más gruesa sea ésta navegará más arriba. Cuantas veces hemos escuchado al timonel preguntarnos: ¿No tiene un carrete con hilo del .23 para que se hunda más? Los surubíes están abajo.... Además que cuanto más delgado es el nylon menos llamará la atención de los peces, pero esta delicadeza conlleva el peligro de que una pieza grande, ante la poca atención o experiencia del pescador, nos corte. En la mayoría de los casos, sobre todo con pescadores noveles, el encargado de notar el pique y efectuar la clavada (cuando van las cañas en los posacañas) es el timonel-guía, quien con una brusca acelerada clava el señuelo en la boca del pez que lo está tomando, incluso en una lancha en la que estaba pescando uno de los participantes le dijo de mala manera: “Casi me hace volcar el mate”, a lo que nadie contestó.

Muy importante para la pesca con artificiales en medio del río es la hora. Al mediodía la luz entra en el agua en forma vertical, y los peces a esa hora están menos activos. En cambio a la mañana, temprano y al atardecer no solo son las horas más activas para los peces sino también las más agradables para pescar. Incluso de la luz solar dependerá el color del señuelo a elegir: Cuanto más oscuro esté el día más oscuro debe ser el señuelo. No olvidemos que el pez ve de abajo hacia arriba y solo ve contrastes. También es importante que el pescador utilice la fuerza y el sentido de la corriente a su favor. También es tarea del guía hacer pasadas de reconocimiento previas ala pesca ya que el río cambia, con sus corrientes, el fondo casi de manera constante, y eso el buen guía tiene que saberlo para no pasar por lugares donde no haya pesca o la profundidad o las corrientes terminen enganchando los artificiales en ocasionales accidentes del fondo que la semana anterior no estaban allí. Por eso, y por otras muchas razones, en el Paraná Medio hacia arriba siempre es conveniente salir con un guía local.

El guía también debe controlar la distancia con la costa y los veriles y saber si detener o no la marcha ante un pique, observando los conocimientos del pescador, de los que se da cuenta en un solo segundo por la manera de sacar la caña del portacañas cuando ésta tiene un pique.

 

EQUIPOS

Para esta modalidad de pesca se utilizan cañas cortas (de 1,80 metros hasta, en algunos casos especiales, 3,30 metros - dependiendo del ambiente -) y muy fuertes de entre 10 y 30 libras aunque parezca exagerado ya que la resistencia al arrastre la da no solo el señuelo sino también el hilo en el agua, deben ser rápidas y rígidas para no cansar ni al pescador ni al pez, pero a su vez livianas, de materiales muy resistentes como fibra de carbono y hasta keblar, y reels rotativos livianos y de rápida recuperación. Y sepan que cuanto más blanda la caña es más difícil clavar al pez y la lucha, si no ayuda el timonel, es larga y cansadora. La ventaja de una caña corta es que una vez arriba la lancha, y dependiendo de la altura del pescador, van a notar que manejar señuelos de superficie (paseantes, poppers, jitters, etc.) y hasta algunos de sub-superficie como paseantes hundidos, se les va a complicar hacerlo de manera prolija.


El pescador novel se va a encontrar que todas las cañas parecen iguales. Pero no lo son. Y la diferencia va más allá del largo, el color o el precio. No puede hablarse de una caña estándar ni de una caña para empezar a pescar si no definimos tres condiciones primordiales: Qué queremos pescar, dónde y con que modalidad. Porque podemos pretender pescar dorados pero no vamos a necesitar la misma caña (aunque podamos) para hacerlo en spinning, en bait cast, a la espera, al “pindá” o en trolling. Porque cada equipo nos va a brindar sensaciones diferentes. Y tampoco va a ser lo mismo buscar el pique desde la orilla que en medio de una corredera en la corriente. Y para una caña de trolling necesitaremos una caña apta para arrojar hasta dos onzas (56 gramos), porque cañar apropiadamente y aguantar las embestidas del pez mientras lo acercamos a la lancha va a determinar el éxito de nuestra salida. Y créame: Ahorre en cualquier cosa menos en la caña.


Generalmente, los datos de la caña están escritos en el cuerpo cerca del porta reel y definen el largo en pies (1 pie: 0,30 mt); la capacidad de lanzamiento en onzas (1 onza: 28,35 grs) o en gramos; la resistencia de la línea sugerida en libras (1 libra: 454 grs) y el tipo de acción: Light (liviana), medium (media), heavy (pesada), o una combinación de ambas como medium/heavy. Los mangos tienen distintas formas, pero lo principal es que se adapten a la mano del pescador. Algunos son livianos construidos en goma eva o corcho. Son sensibles y por su interior transita el cuerpo de la caña. Si va a comprar una caña para pescar en trolling tenga en cuenta dos cosas: Para trolear el posacañas hará el trabajo de sostén, pero la misma caña la puede usar para pescar variada desde la costa o para “pindacear” con carnada viva, y es en ese momento cuando va a notar si es una caña liviana o pesada. Porque si bien no hay una caña para cubrir todas las pescas muchas se adaptan para varias.

 

SEÑUELOS

 PULPO Los señuelos suelen ser grandes ya que las piezas buscadas son de gran porte, y aún las más pequeñas son tan voraces que muerden la cola de los artificiales quedando muchas veces enganchados en el último triple. Y en la búsqueda del dorado o cualquier especie cazadora con dientes y/o mandíbulas fuertes, todos deben, sí o sí, llevar un "leader" de acero de entre 10 y 20 libras, de entre 15 y 20 cms. de largo, estar bien armados, ser lo más flexibles posible y cambiarlo cuando está muy mordido. Si el señuelo navega correctamente y no viene enredado, produce una vibración característica en la punta de la caña que mantiene atento al pescador. Los mejores resultados se obtienen recorriendo la costa de los cursos de agua o embalses o lagos sobre el "veril", donde comienza la zona profunda. Ahí es donde acechan los grandes a los pequeños.

 


Los señuelos utilizados reciben nombres como “mojarra”, “banana” o "caimán" aunque ocasionalmente se usen cucharas del tipo ondulante. Por lo general son de polímero inyectado o de madera, e imitan forma de peces, y algunos poseen gran efectividad por su forma y sus colores, como el casi infalible “cardenal”; señuelo blanco con cabeza colorada. En ocasiones son de una sola pieza pero hay otros que están construidos en dos o más partes articuladas. Incluso hay algunos modelos con sonido, hélices vibratorias y hasta luces en su interior. Pero en algo coinciden: Todos vienen provistos de dos triples: Uno en el centro cerca de la “cabeza” y otro en lo que sería la aleta caudal del pez. La paleta delantera es fundamental a la hora de “trolear”. Un mal funcionamiento de ésta hará que el señuelo no trabaje bien, lo que no quiere decir que no pesque, pero seguramente irá de lado a lado complicando el control que el pescador debe tener sobre él, sin contar los enredos si no está solo en la lancha.


SEÑUELOS BASICOS

Señuelos rígidos con paleta
Estos presentan una imagen parecida a un pez y generan vibraciones, ondulaciones, desplazamientos, sonidos y destellos que atraen a los depredadores. Los hay para trabajar desde un par de metros de profundidad hasta más de 10. Ideales para áreas cercanas a la costa y en la corriente. Del diseño y de la marca dependerán las posibilidades de trabajarlos a más de una velocidad. En cuanto al tipo de artificiales nada me hace cambiar mis mojarras NG o mis bananas Alfer´s aunque también probé un Super Shad Rap de Rapala (excelente artificial) y un Yo-Zuri Cristal Minnow que anduvo bárbaro hasta que el dueño me pidió que se lo devolviera.

 

 CRISTAL MINNOW

 


Señuelos rígidos sin paleta

Este tipo de señuelos imita a un pequeño pez, e incluso algunos provocan una cámara de resonancia adicional que logra atraer a los depredadores. Puede trabajar de 4 a 7 nudos, velocidad a la que se mantendrá nadando entre uno y 2 metros. Sirve para trabajarlo cerca de la costa o en la corriente. También se pueden utilizar, en ambos casos, señuelos partidos en dos o más secciones conocidos con el nombre de articulados o "flex". Por lo general los de flote tipo "paseantes" se usan en donde las piedras están a flor de agua y es ahí donde el cañazo debe ser instantáneo para no dejar bajar al dorado entre las piedras, porque lo perdemos. Personalmente uso Imakatsu Trairao, Marine Sport Atracter o Rapala Walk.

 

 WALKING THE DOG

 

 VENTURI
Venturi Jet

Es un señuelo cuyo trabajo se basa en el principio “venturi”, en el que el agua pasa a través de un tubo generando un efecto en forma de chorro y con sonido. Es un señuelo muy atractivo y se mueve muy bien en la corriente detrás de la ola producida por la embarcación. Tiene la ventaja de poderse trabajar a diferentes velocidades. No puedo más que describirlos por encima ya que nunca los usé.


 SKIRTS - FIOCOS
Pulpo

También conocidos como "fiocos" son señuelos muy versátiles para trabajar a nivel superficial en corrientes cercanas a la costa. Son señuelos muy económicos y rendidores. Pueden trabajarse entre los 4 y los 7 u 8 nudos de velocidad y, con cierta destreza o agregándoles un "planeador" a la línea, regular la profundidad. Las pocas veces que los usé tuve suerte solo con dorados chicos de 5 kilos, siempre cerca de las orillas con vegetación, nunca en orillas limpias o con barrancas.

 


DOWN RIGGER
Es un sistema de pesca que parece un reel, que va cargado con in cable de acero con una vara muy corta con una rondana en la punta y que tiene en una esfera de acero a la que, mediante un broche de apertura automática, se engancha el nylon, y que se suelta hilo hasta llegar a la profundidad deseada por el pescador. Esta modalidad se utiliza solo en aguas muy profundas como los grandes lagos del sur y en mar abierto y solo en determinadas condiciones climáticas y acuáticas.

 DOWN RIGGER

 

 

Y como la pesca da para mucho, esto no termina acá. Vamos a seguir.


Ernesto Franchino


OTRAS TECNICAS