TECNICAS DE PESCA

PESCA AL GOLPE

Tal vez la menos conocida de las modalidades de pesca (como a la espera o al pindá) la pesca al golpe es una de las mas exigentes, dinámicas y divertidas, y se puede llevar a cabo con carnada o señuelo. El movimiento y la atención que requiere obligan al pescador a concentrarse un 100% en lo que está haciendo. Personalmente lo defino como el casteo llevado al límite de la perfección, ya que la distancia es lo de menos, la precisión lo es todo. Sobre todo considerando que estaremos moviéndonos entre infinidad de obstáculos de todo tipo: A ras de la superficie, debajo de ella y hasta en altura (árboles), lo que nos obliga de manera constante a estar atento a todo lo que nos rodea y a que nuestros lances tengan una exactitud que roce la perfección esquivando árboles, ramas, palos, piedras y demás obstáculos.

 




Se puede practicar tanto desde una embarcación fondeada o al pindá controlado (garete) efectuando lances hacia la costa para luego recuperar la línea en una especie de spinning. Es fundamental la baqueanía del guía para ubicar la lancha a la distancia correcta de la costa (por lo general entre los 10 y los 25 metros) e ir trabajando para que la lancha quede en la posición correcta con respecto a la costa. Por supuesto que pescar fondeados es más sencillo que pindaceando, ya que éste último sistema nos va a ir cerrando los ángulos de salida de nuestras líneas complicando la recuperación de la carnada o el señuelo, y ni hablar si tenemos un pique. Y tampoco hablemos de errar el tiro, porque un lanzamiento mal efectuado no solo hace que se pierda una posibilidad de pique sino que el lugar queda desaprovechado, ya que la corriente va a seguir arrastrando la embarcación al siguiente.

 

 

 

El conocimiento es importante para elegir el lugar y el momento correctos para efectuar los lances, siempre teniendo en cuenta que lo que cae al agua naturalmente lo hace en forma vertical, y si nosotros colocamos el engaño haciendo que luego de caer se desplace sobre la superficie, el sonido no va a ser el mismo haciendo que posiblemente el pez desconfíe. Por eso es que debemos lograr que la línea caiga en un punto exacto sin rebotar ni deslizarse (no debería hacer “patito”), para inmediatamente comenzar a recuperarla, aunque también, si el lugar lo permite, es bueno dejar el engaño quieto por unos segundos antes de recogerlo. Cualquiera de estos sistemas da resultado si el pez se encuentra cazando. Yo, si los árboles me lo permiten, uso la técnica que en spinning o bait cast se conoce como “over head” o lanzamiento por sobre la cabeza. Los casteos del tipo “side arm” (de costado) hacen que el engaño siempre “patine” sobre el agua desorientando a los peces. También cambio el ritmo de la recogida, a veces lo hago en forma lenta y a veces rápida, pero siempre la hago sostenida, no le varío la velocidad.

 

 

 

 


Hay épocas del año en las que las especies forrajeras se encuentran sobre la costa, y esas condiciones son básicas para que la pesca al golpe brinde los mejores rindes. Los mejores lugares son las costas con accidentes y obstáculos (piedras, ramas, troncos, árboles con las raíces en el agua, etc.) en donde el dorado o el pacú están al acecho de su alimento. También el pescador tiene que poner su parte. Deberá lanzar con la mayor precisión posible, ya que las posibilidades de pique aumentan cuando logra ubicar la carnada cerca e incluso entre los obstáculos, siempre teniendo en cuenta que el riesgo de enganche está siempre latente. Con la embarcación a la deriva el simple toque con una rama se convierte en un enganche del que no siempre se puede zafar.

 

También hay que tener en cuenta que, a diferencia de la pesca de espera, en la pesca al golpe, hay que cerrar el pick up del frontal o poner la traba del rotativo apenas el engaño “golpea” el agua porque si se produce el pique, la clavada debe ser inmediata, siempre con el freno del reel regulado a la perfección, ya que si está demasiado flojo cañaremos en falso o le damos la posibilidad al pez de buscar refugio entre las ramas, y si está muy ajustado provocaremos un corte seguro.

 

Esta pesca requiere de una atención absoluta, ya que muchas veces se produce el pique y el pez en cambio de nadar aguas arriba, lo que se siente en la tensión del hilo, nadará aguas abajo, lo que notaremos por el afloje del nylon, el que tendremos que regular inmediatamente para clavar al pez. Con esta modalidad tendremos una experiencia diferente e increíble. El pique del dorado es inmediato y violento. La corta distancia entre la lancha y la costa sumado al pique en superficie, multiplican la lucha con el pez y el entusiasmo del pescador. Que el dorado se lance sobre la carnada apenas cae al agua es una experiencia indescriptible, que solo conoce quien la sintió, la que aumenta notablemente si tenemos la suerte de clavar un ejemplar de buen porte. Una combinación extra ruidosa es “golpear” pindaceando con una boya plop muy ruidosa.

 

 

 

 

A diferencia de otras especies que se capturan con esta técnica, como el pacú o la palometa, el dorado comenzará su corrida aguas adentro, el mejor lugar para defenderse. Por eso, si el nylon comienza a salir de la costa hacia el centro del río seguramente tendremos prendido un dorado de buen tamaño. La pesca del pacú también se hace tanto derivando debajo de los frutales como amarrados sobre la costa y buscándolos de flote bajo esos árboles que vuelcan sus ramas sobre el agua desde las que caen los frutos. Con un pez tan sensible es fundamental pescar con el motor apagado, acercándonos al lugar derivando, remando o con un eléctrico. Y si podemos ubicarnos como para lanzar en la sombra que los árboles tiran sobre el agua tendremos el 50% de la pesca a favor. Otros sitios rendidores son las bocas de arroyos de aguas negras, los balcones de camalotes, algún pequeño remanso sobre la orilla como una bahía bajo una barranca. Los pacúes comen el alimento que deriva en la corriente, pero descansan en aguas lentas. Por ello, en las juntas aguas suelen darse buenos piques.

 


LUGARES

Son muchos los lugares donde se puede practicar esta modalidad y muchos los guías especializados. Las localidades de Santa Elena, La Paz, Esquina, Goya y Reconquista son algunos de los pesqueros en donde se pueden encontrar las mejores condiciones para “golpear” y donde los guías se volvieron más baqueanos. En la zona de Bella Vista (Corrientes) los pescadores buscan con esta técnica al pacú como pez estrella. La lista de pesqueros es enorme, solo habrá que observar si las condiciones de la costa son las aptas y confirmar que los peces que queremos capturar están atentos a la comida.

 


EQUIPOS

La caña y el reel son los mismos que se usan en modalidades como spinning o pesca de espera (para el dorado siempre cortas y rápidas) para lograr frenar al pez una vez clavado. Los reels pueden ser frontales o rotativos pero de buena calidad, el nylon ideal es del .30 al .40, el multifilamento de 20 libras estará bien, y al final debe llevar un líder de acero. Los anzuelos más comunes (aunque siempre debemos atar los indicados para lo que está saliendo) son del 7/0 al 9/0 con un plomo pasante de hasta 20 gramos e incluso los más profesionales lanzan sin plomo, sobre todo cuando lanzan con frutas para el pacú, y si nuestras carnadas son frutos, que en el mejor de los caso pesan 10 grs., lo mejor es armar un equipo de spinning liviano de 6/15 lbs. de acción moderada. OJO con los lances que si son violentos tienden a descarnar. Para el pacú un equipo de spinning mediano sobra.

 


LINEAS

El aparejo es simple: Un cable de acero de 30 libras, dos mosquetones con esmerillones y un anzuelo alcanzan para el dorado. Si vamos con señuelos un líder de acero de 15 cms. de largo antes del artificial alcanzará. Para el pacú el aparejo es también sencillo, un cable de acero suave de unos 20 cms. de largo y de 20 libras de resistencia, con un anzuelo y un esmerillón en cada extremo. En caso de necesitar un poco de peso para lanzar o buscar algo de profundidad, se puede enhebrar sobre el hilo del reel (no sobre el cable de acero) un plomo pasante de entre 5 y 10 grs., o morder bien abajo en el cable algunas municiones partidas. Con el pacú evite los mosquetones, los abre fácilmente con su fuerte mordida, los nudos lazo (dobles) son más confiables. Los anzuelos en tamaños entre 1/0 y 3/0, son, salvo excepciones, una buena opción. VER LINEAS

 

SEÑUELOS


Por lo general se utilizan artificiales tipo “suspending”, que presentan la particularidad de que cuando se dejan de traccionar se mantienen suspendidos a la misma profundidad. En algunas marcas se suelen diferenciar por tener ojos naranja flúo, de esta manera se diferencian de los otros ya que de cada modelo hay más de una variante. También se usan los tipo “sinking” (hundimiento) los que una vez en el agua se hunden por su propio peso (deben recuperarse más rápido), los mismos que se utilizan para trolear o bait cast o spinning en los veriles.

 


Los señuelos según su forma

Considerando que las especies predadoras se concentran siempre en lugares donde el agua corre rápido aunque busque aguas lentas donde permanecer hasta atacar a su presa, los señuelos ideales son los que imitan formas de peces.

 


CARNADAS

Hablando del pacú con carnada, lo mejor son las frutas naturales o bolitas de masa. Mientras se garetea se les debe pasar la carnada por delante con delicadeza. Por supuesto si están abajo de un duraznillo intentemos no tirarle un quinoto. Yatais, aguaís, chauchas de inga y masas (cocidas o crudas) preparadas por expertos son, junto al corazón vacuno, otras buenas opciones, siempre considerando que al corazón lo van a morder palometas y doradillos a mansalva. Los saborisantes en spray, sobre todo los frutales o a base de cangrejo dan buen resultado. Si en cambio buscamos dorados debemos encarnar mamachas, mojarras o cascarudos, dependiendo de la zona y de lo que estén comiendo.

 


El resto depende de ustedes..... y del guía

Y como la pesca da para mucho, esto no termina acá. Vamos a seguir.


Ernesto Franchino

OTRAS TECNICAS