Pejerreyes todo el año
  HORACIO ALZUETA



  PEJERREYES DE BUEN PORTE
L
a laguna Los Horcones es un imperdible en la agenda de invierno para la pesca de pejerreyes, y más aún porque estos tienen, gastronómicamente, un sabor superior al de sus familiares de otras lagunas. Y no muchos pescadores saben que con calor
la pesca del pejerrey no solo no afloja, sino que se le suman tarariras, grandes bagres y enormes dientudos, aunque todos hoy ya sabemos que este año las primeras no están disponibles. Llegamos al Paseo Los Horcones a las 9:30 de la mañana pensando que iba a haber muy poca gente pero ¡Oh sorpresa! casi no quedaban botes. Luego de saludar y preparar los equipos en el muelle para más comodidad, bajamos un bote bajo un sol que ya calentaba. Nos decía Carlos: "La laguna recuperó mucha agua con las lluvias, pero el pejerrey se desparramó y hay que buscarlo con algo de conocimiento y trabajo".

 

 



  ERNESTO


A
la velocidad a la que nos impulsaban las 27 libras del eléctrico, fuimos al "lugarcito" donde Horacio había pescado bien antes de las lluvias. Llegamos donde siempre capturó los grandes, y cañas al agua. El pique fue automático. Un pejerrey de medida tomó una plateadita en la línea de Carmelo. Mientras éste levantaba su captura Horacio clavó otro. Yo entre el equipo y las cámaras no sabía que hacer, hasta que pensé: "Acá me lleno de imágenes en una hora y después pesco..." Abandoné la caña y agarré fuerte la cámara... Y así me quedé, esperando el pique que no vino. Armé una línea de fondo con 2 brazoladas para probar cerca de los juncos a ver si podía clavar el grande, pero sin suerte. Nos movimos hacia sectores más profundos (estábamos pescando en menos de 70 cms. de agua) para seguir intentando, pero solo logramos algunas capturas aisladas.

 





  PEJERREYES  Mientras masticábamos unas patas y unos muslos de pollo frío, Horacio nos propuso mover hacia la bahía que hay detrás de la península a la izquierda del Paseo, y muy despacio nos fuimos acercando a la zona elegida. Manzanas y duraznos después del pollo, y líneas al agua. Aca si que Horacio se lució. Nos fondeó a 10 metros del mejor lugar de la laguna. Capturas continuas y sostenidas de ejemplares de más de 30 cms. (todos muy parejos) se fueron enganchando del labio uno tras otro en cuanta línea estuviera en el agua (menos la mía). La pesca estaba en menos de un metro de agua con brazoladas a 20 cms. del fondo, encarnando alternadamente con plateadita o con filete de dentudo fresco recién pescado en la zona en la que habíamos fondeado la primera vez. Pero lo extraño es que pescábamos en un espacio de 150 metros cuadrados. Si nos salíamos de ahí hacia el centro del espejo, los piques se volvían escasos y   PESCADORES  espaciados, y si lanzábamos más lejos hacia la costa pinchábamos dientudos. Eso sí: Unos dientudos dignos de admiración por el tamaño y la pelea ofrecida al pescador. Un detalle: Mientras pescamos con el viento de frente tuvimos la mayor cantidad de piques. Cuando decidimos movernos para acomodarnos con el viento de espaldas, dando una enorme vuelta para no alterar el ambiente, se cortó casi por completo, aún en el mismo lugar sobre el que pescábamos. Pensamos que con la movida los peces se habían disparado así que nos soltamos y dejamos llevar por el viento. Pasamos por sobre donde había estado el cardumen y fondeamos en el mismo lugar que al principio. Volvimos a lanzar contra el viento y seguimos pescando. Increíble. Pienso que esto se debió a la manera de derivar de los aparejos, que no era la misma en ese caso que con el viento de espaldas. Mientras tanto Carmelo y Horacio, bajo la bonanza de una luna nueva que casi siempre bendice a los pescadores deportivos, seguían pescando. Cuando no eran grandes dientudos eran largos pejerreyes de más de 30 cms.

 



  CARMELO  Cuando el pique empezó a ralear, Horacio, empedernido como pocos con sus convicciones, nos hizo ver la posibilidad de volver donde habíamos comenzado el día en busca de los grandes en "su lugarcito", ese en el siempre pesca de los buenos cuando nadie saca nada. Y como ya la cuota estaba cumplida con creces (completamos más de 50 pejerreyes de hasta 32 cms. más los chicos y los devueltos al agua a última hora porque no iban a ser limpiados), le hicimos caso. Conectamos la batería y colocamos el mando del eléctrico en velocidad cinco. Tardamos un rato en llegar, pero el entusiasmo nos avanzó al distinguir sobre la superficie del agua los "bulos" con los que las flechas de plata nos mostraban su desordenada actividad. Carmelo, siempre el primero, tardó dos segundos en depositar sus 3 boyas sobre el agua acusando a los pocos minutos un pique. Al levantarlo vimos que seguían presentándose los de 30 y algo de centímetros. Horacio fue el segundo, mientras yo insistía en el lugar nuevamente con una línea de fondo en busca del monstruo de 45 para la foto. La ansiedad y la hora avanzada bajo un viento sur sostenido nos hizo prometer que ante la posibilidad de pinchar un ejemplar de más de 35 centímetros éste sería devuelto al agua. Y como si la comunicación entre nosotros hubiese traspasado la superficie del agua, un pejerrey flaco de casi 40 centímetros masticó la mojarra ofrecida en el segundo flotante del aparejo "Carmeliano". La lucha fue un poco más extensa que con los otros lo que auguraba buenas noticias. Y así fue como después de la foto se cumplió con lo establecido. El pejerrey fue devuelto a su ambiente con la gratitud que merecía el caso, dándonos el impulso necesario para volver cuantas veces podamos a esta laguna que muy pocas veces defrauda.



E
ste espejo presenta, en este arranque de temporada, signos de una excelente población de ejemplares de 30 centímetros, evidenciada por los permanentes "bulos" que pueden apreciarse en superficie y por la sucesión continua de piques, y hasta le podría decir que si pinchamos dos fuera de medida le estoy exagerando. Los dientudos están activos en las zonas bajas (con agua más templada) en ubicación contra posicionada con los pejerreyes: Cuando unos están arriba los otros están abajo, así que ya sabe en que momento cambiar el largo de las brazoladas.





  HORACIO ALZUETA  La verdad visitamos el ámbito ante una invitación de Carlos Guerrero, quien se comunicó con nosotros para informarnos que el pique estaba bueno para los que la conocían, fue cuando decidimos convocar a Horacio, un experto en el tema del pejerrey de Los Horcones (entre otras pescas que les prometemos mostrar) para hacer al lanzamiento del invierno que se viene en un ámbito indiscutible, con cantidad y calidad de pejerreyes y bien administrado. La pesca en esta laguna tiene algunos detalles importantes: No suele ser continua. La confrontación entre la sabiduría del pescador y la laguna se presenta en la dificultad de lograr una pesca constante, que por momentos nos recuerda otros ambientes como la laguna Kakel Huincul o el caudaloso Río Negro donde, luego de pescar uno o dos de los grandes pejerreyes que ofrecen, debemos mudar el lugar para no estar destinados al "sapo" el resto del día. La carnada ideal para el pejerrey de esta laguna es la plateadita enhebrada una sola vez de cola a cabeza. El filete de dientudo bien prolijo anda bien pero el de pejerrey no, aún descamado y descarnado, porque parece que acá no es tan caníbal como en otras lagunas. Y use toda la prolijidad de la que sea capaz a la hora de presentar las carnadas, sea la que fuere, desde mojarra viva hasta tripa de ave. Lo que tiene de bueno es que no va a defraudar a nadie, ni al iniciado ni al experto, aunque por supuesto los unos van a pescar más y mejor que los otros. Una última recomendaación: La pesca al garete no rinde. La conclusión es que si pescamos a más de un metro se desvirtúa la deriva del aparejo junto con la embarcación, arrastrando el cebo entre las plantas desmereciendo su presencia en el agua. Sepamos que es difícil encontrar pejerrey a menos de 40 cms. de la superficie y es indispensable un viento moderado para alcanzar el éxito. Y sepa que las mejores capturas se dieron este día con los aparejos de flote en deriva muerta a merced del viento de frente.



  PESCADORES
  ENTRE LOS JUNCOS
  HORACIO



PARA IMPRIMIR O RECORDAR
Es una laguna típicamente pampeana, de aguas salobres en la que la pesca se hace con la superficie rizada. En el verano los dientudos compiten con el pejerrey. Las tarariras están entre los juncales de las orillas y en los bajos. Lo mismo pasa con el pejerrey grande. Los de 30 cms. para arriba son por lo general gordos, y si bien no son peleadores se hacen "pesados" en el anzuelo. Use siempre equipos livianos y esté atento a los diferentes piques. Frote el hilo del reel con flotalíneas (la noche anterior y no demasiado) o use multifilamento del 14. Por momentos el pique del pejerrey parece de dientudo y el de dientudo de pejerrey. Si se plancha búsquelo a fondo sobre los juncos o váyase. La mejor carnada es el filete de dientudo fresco, natural, muy prolijo, descarnado y sin descamar, pinchado una sola vez de la parte negra. No exagere con los anzuelos ni con la carnada. La plateadita, la tripa de ave y la lombriz de tierra son otra buena opción. Encarne tapando el anzuelo pero descarte las carnadas grandes. Hay lugares que siempre rinden más que otros como la bahía Oeste de la península, los bajos a la derecha del muelle y las profundidades de la orilla con barranquitas frente al Club House del paseo. Ojo con el fondo de tosca y con las hélices si decide pasar cerca de esta punta. Pesque fondeado, el garete es sinónimo fracaso, pero no así la deriva muerta y lenta del aparejo. Cambiar varias veces de lugar es pescar bien. El Paseo Los Horcones tiene 18 botes por lo que le conviene reservar siempre antes de ir. Los 3.500 metros de tierra son intransitables con lluvia. Carlos nunca va a mentir (ni exagerar) si le consultan el pique. No piense en pescar con paternoster, pero mida la profundidad y empiece a pescar a 10 cms. del fondo para después empezar a acortar las brazoladas. Lleve mentalidad de "bien abajo" aún con viento. El pejerrey es de boca chica por lo que un anzuelo nº 3 está bien. Si no pesca no se desespere, cambie de lugar. Si pesca lejos del bote use boyas del tipo palito desparejo para ver bien el pique. Cerca va a pescar mejor con redondas chicas. Solo use boyón impulsor si es necesario, hace mucho ruido al caer y este es un ámbito donde el silencio es bueno. Reemplázelo por una boya lastrada. Si usa caña corta sacrifique una boya y use puntero pasante. Si pesca a fondo de embarcado, hágalo con una línea del tipo barranquín. De costa búsquelo siempre a fondo sobre las barranquitas, use chicote para el lanzamiento, coloque brazoladas largas, plomo perita mediano y ate la carnada. Lleve repelente, anteojos de sol, ropa de manga larga, gorra o sombrero, agua potable, chaleco salvavidas puesto, muerto, copo, elementos livianos, plateadita viva, plomos livianos, brazoladas largas, anzuelos chicos y variedad de equipos. Solo permiten motores eléctricos y/o 4 tiempos a velocidades moderadas.






  PESCADORES
  LOS PEJERREYES
  CARMELO








MUY IMPORTANTE
RESERVAR, en un ambiente tan solicitado. Comuníquese con Carlos Guerrero para no llegar y complicarse por no haber botes disponibles o lugar para pescar cómodo desde la costa.
.
LOS HORCONES
Tiene
unas 700 hectáreas con una profundidad máxima de 2 metros, fondo de sedimento "pesado", algo de tosca, algunos manchones de juncos, agua salobre y costas combinadas entre playas suaves y barrancas bajas.
.
EQUIPOS
Telescópicas de 3.60 y 3.90 mts. frontales chicos, boyas chicas doble palito desparejo, yo-yo 12 mms. moneda, y chupetonas, y una de fondo con 2 anzuelos. Anzuelos OWNER Savel Hook Nº 2. Nylon del 0.2.5


ACCESOS
Al Club San Nicolás hay solamente 1.8 kms transitables con lluvia.
Del km. 12 de la ruta 74 hay 3.500 metros de tierra intransitable con lluvia (hay carteles).

REGLAMENTACIONES
Temporada de pesca: 25 piezas mayores a 25 cms. por pescador y por día.
Temporada de veda: 20 piezas mayores a 25 cms. por pescador y por día.
NO permiten motores 2 tiempos, solo eléctricos y 4 tiempos con circulación lenta.