Notas

  LA PESCA Y EL TURISMO
  LA PESCA Y EL TURISMO


Hace ya muchos años que en casi todos los paises civilizados del mundo tienen seriamente en cuenta a los Pescadores Deportivos (incluso muchos presidentes pescan públicamente como proselitismo político) como una fuente de ingreso, y hasta fundamental en muchas regiones en las que solo tienen peces vivos para atraer personas (y su dinero). Incluso en algún país del hemisferio norte circula un calco que reza:

 


 I´M PRO SALMON

 




Prefiero calificar de ingenua a la ligereza ambiental y ecológica con la que se manejan algunos funcionarios municipales, con el fin de lograr que algunos de sus habitantes (por lo general solo unos pocos y casi siempre conocidos suyos) se beneficien con pescas furtivas perjudicando el recurso, que hasta donde yo sé es de todos. Porque si yo, dueño de una laguna, no la puedo "colar" porque el producto es del pueblo ¿Por qué algunos pueden hacer, lo que yo no en mis tierras, en las que son de todos? Desde los organismos oficiales no hay controles (o son ineficaces) ni estadísticas, ni se conocen cifras oficiales de lo obtenido, no hay aplicaciones serias que defiendan la pesca ilegal, etc. etc. etc. Los funcionarios nunca saben nada, y si saben están siempre preparados para hacerse los distraídos huyendo por la retórica de la urgencia social. Entonces, si esto es como ellos dicen y necesitan los ingresos, que den créditos blandos para comprar equipos y dejen pescar a todos y no solo a unos pocos. Los furtivos (y quienes los amparan) no tienen piedad, no les importa nada y jamás acatarán una reglamentación de pesca que los limite o perjudique, y además saben que tienen terreno inmoral suficiente para jamás ser controlados con el rigor de la ley.

 





  PESCADORES DEPORTIVOS  P
edir un control oficial cuando no hay plata para combustible, es mucho más ingenuo que pedir que prohiban la pesca. Por lo tanto partamos de la premisa que si la "Industria de la pesca deportiva" debe terminar perjudicada, los que intervienen en la industria de la pesca furtiva deberían sufrir mucho más; si lo que se quiere es preservar los ambientes y el turismo alternativo en beneficio de aquellos que apuestan a la inversión y al desarrollo de una verdadera industria que mueve millones. Y para llegar a estas concluciones no hay que ser Einstein. Hoy están disponibles en Internet páginas de la AFIP donde ésta presenta públicamente los registros de importación de las empresas del ramo. O sea: No es un secreto para nadie. Mueven millones solo en equipos. Entonces sumémosle a estos la movilidad local y los gastos que ésta insume, y al cierre tendremos la cifra "per cápita" que gasta un pescador en, por ejemplo, una salida de tres en un auto desde Capital Federal hasta Guaminí un fin de semana.
SUME: Compra de equipos nuevos y/o de reposición en el lugar de origen o de destino; reparaciones, carnadas; provisiones; pasajes y/o combustibles; peajes; alojamientos; servicios de alquiler de embarcaciones y/o contratación de guías; entradas y permanencia en pesqueros privados; comidas y bebidas; provisión de artículos de náutica, talleres náuticos, mano de obra especializada (recolectores, boteros, mecánicos o fileteros por ejemplo) y todo lo otro que se mueve alredor del pescador deportivo como medios de televisión; radio e internet; publicaciones gráficas; productores; locutores; camarógrafos; diseñadores gráficos; agencias de publicidad; canillitas... ¿Sigo?

 



  UNA INDUSTRIA SIN CHIMENEAS

 



 

  LAGUNA DE LOS PADRES    LAGUNA LA BRAVA

 

 

 

 

 

 






  PESCA EN LA COSTA  L
a pesca comercial en ambientes cerrados (o abiertos costeros como el Balneario Marisol) puede prohibirse o no, pero nada sería una solución en sí misma si no se concientiza el sector: Direcciones de turismo, guías, cabañas, inversores, prestadores de servicios en general y sobre todo los pescadores deportivos. Los guías sonríen con el pescado que muestran en la tapa de las revistas, pensando que es la mejor forma de promover el turismo (el suyo) en sus localidades, y los medios especializados los mostramos mientras tratamos de plasmar en frases, repetidas una y mil veces, las técnicas de la pesca y otros sabores de la actividad para no despertar conciencia de nuestra propia mediocridad. Porque todavía hoy, 99 de cada 100 pescadores creen que mostrar lo grande es el mejor incentivo para que los otros nos acerquemos a determinado ambiente con las ilusiones renovadas. Porque aún hoy muchos luchan con las "cuentas sagradas" de quienes viajan a Chasicó: "La excursión me sale 500 pesos. Pesco 50 pejerreyes de medio kilo, los fileteo y me llevo a mi casa 20 kilos de filete que en la pescadería cuestan 500 pesos. Empato".
Las cuentas ya no deberían ser más esas señores. Las cuentas deberían ser si disfruté o nó los 500 pesos que gasté en la excursión. Pero lo ciertamente triste es que este pensamiento tiene sus defensores más arraigados en los puntos de destino, y aún hoy muchos siguen defendiendo lo indefendible: Que esta es una razón a rajatablas, sin reconocer que ellos van a ser los primeros perjudicados cuando no quede pescado y no tengan nada que ofrecer.

 







  RESULTADOS POSITIVOS

 

Hoy por hoy nadie se preocupa por agregarle valor a las cosas naturales. No digo levantar un coto privado de truchas en Huanguelén, pero sí atraer al pescador con publicidad dirigida, informes honestos, rendimientos adecuados al lugar, buenos servicios (básicos o sofisticados) y buen trato. Sobre todo buen trato, el que incluye no toparnos con miles de metros de redes clandestinas en ambientes en los que ni siquiera debería considerarse la posibilidad de que estén. Y ese "buen trato" es patrimonio exclusivo de las autoridades de turno. Por eso, cuando desde la Secretaría de Turismo de la provincia dicen que están invirtiendo tiempo, personal y dinero en promocionar lugares que solo ofrecen un canal, un arroyo, una laguna o un río con pesca, todos, absolutamente todos, deberíamos entender que lo único que quiere es proveer de recursos genuinos al lugar y a su gente. Y las otras autoridades, las locales de cada municipio, jamás deberían representar el papel del palo en la rueda.

 

Desde la Secretaría de Turismo de la provincia hay mucha gente que se está moviendo para colocar a la Pesca Deportiva en el lugar que se mereció estar siempre: En el de una industria millonaria. Hoy circulan por todos lados guías orientativas únicas en su estilo, se llevan a cabo promociones con folletería especializada (de primera línea) con información concreta y sin desperdicio, datas calificadas y actualizadas, se llevan adelante compromisos con los operadores, y charlas y debates son moneda corriente en un ámbito al que nadie debería desatender. Porque desatender al turismo es desatenderse ellos mismos, y tal vez algún día se den cuenta. Por eso creemos que los trabajos realizados por la actual gestión son más que loables y deberían estar presentes en la agenda de todos quienes tenemos algo que ver con la actividad, seamos inversores, comentaristas u operadores. Porque muchas oportunidades pasan solo una vez, y tal vez ésta sea la que los pescadores deportivos y quienes viven de lo que nosotros gastamos, estábamos esperando.

 




SECRETARIA DE TURISMO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES
Autoridades de la Secretaría de Turismo
SECRETARIO DE TURISMO
Licenciado Ignacio Enrique Crotto
Avenida 53 entre 5 y 6 - La Plata (1900). Teléfono: (0221) 429-4038
SUBSECRETARIO DE TURISMO
Licenciado Roberto Diego Díaz
Calle 12 entre 53 y 54 - La Plata (1900). Teléfono: (0221) 429-5555
DIRECCION PROVINCIAL DE PROMOCION TURISTICA
Marcelo Muscarello
DIRECCION PROVINCIAL DE TURISMO SOCIAL Y COMUNITARIO
Marcelo Di Giacomo
OFICINA DELEGACONES TURISTICAS
Carlos Patrani
DIRECCION PROVINCIAL DE PRODUCCION Y ASISTENCIA DE EVENTOS
Ana Martín
UNIDAD DE PRENSA
Mariela Carnino
DIRECCION GENERAL DE ADMINISTRACION
Juan Manuel Boselli