Notas
  OTRO GOLPE A LOS FURTIVOS



El jueves 11 de Marzo por la noche la Patrulla Rural, junto a personal del Club de Pesca Olavarría, lograron descubrir a pescadores furtivos en la laguna Blanca Grande. Aprehendieron a un hombre mientras que otros dos lograron darse a la fuga. En su poder se encontró una red de alrededor de 500 metros de largo, la que utilizaban con fines propios en las aguas de la laguna.
Después de largo tiempo intentando atrapar a quienes pescaban furtivamente la Blanca Grande, llevándose cientos de kilos de pejerrey, la policía de Recalde, Espigas y Blanca Grande (ayudados por la comisión directiva del Club) lograron atrapar a un hombre mientras huía en una camioneta luego de haber tendido una red de 500 metros de largo. Todo ocurrió entre las 22 y las 23.30, cuando el sereno de la laguna se comunicó con los integrantes del club, quienes advirtieron a la Patrulla Rural sobre la presencia de una camioneta Ford F-100 que había ingresado ilegalmente a la laguna, rompiendo alambrados. Tras una persecución, los oficiales lograron aprehender a Guillermo Córdoba, oriundo de Pehuajó.

 


Daniel Orsatti, Presidente interino de la Comisión Directiva del Club de Pescadores, dijo que "esto era algo que veníamos programando. Porque teníamos varias partes en que se veía que habían pasado la red y empezamos a sospechar lo que ocurría. Es que cuando vas a pescar, ves las huellas de arrastre de la malla o pejerreyes muertos, que son evidencias de la pesca con red. Además, nosotros habíamos empezado a dudar porque hacía tres años que echábamos peces y más peces. La cuestión es que estábamos alerta. El lunes nos llamó el casero diciendo que había una camioneta y que estaban tirando redes porque la sintió y la vio. Llamamos a la Patrulla rural que mandó patrulleros pero lograron escapar. Es que lo que hacían era cortar alambres de campos vecinos. "Entran empujando la camioneta para no hacer ruido y se van en marcha y no los alcanzás". El lunes, a pesar de la persecución se nos escapó. Anoche estábamos planeando cómo hacer la vigilancia cuando nos volvió a llamar el casero y dijo que había tres personas echando redes".
En ese momento llamaron nuevamente a la Patrulla Rural que mandó móviles a los que acompañamos. Cuando llegamos, ya la policía había detenido a un hombre que se estaba yendo con una camioneta sin luces, a campo traviesa. Al ir a oscuras, se llevó por delante una vaca y quedó arrinconado en un zanjón. El sospechoso se estaba yendo y los 2 compañeros habían quedado en el bote tirando redes bien adentro. Orsatti dijo que eran alrededor de 500 metros de red. "Hacía una hora que la habían tirado y normalmente la dejan tres o cuatro horas. Lograron pescar pejerreyes de 28 centímetros para arriba que es el pejerrey comercial. Había hasta de un kilo. Y como mínimo había unos 300 kilos. Pensá que el precio estimado es de 25 a 30 pesos el kilo de pejerrey, con lo cual la ganancia era del cien por ciento". Contó que "Lo venden en la calle, en forma particular o sino, en alguna pescadería. Esta gente es de Pehuajó así que suponemos que lo podrían vender en alguna pescadería de esa zona. Los otros dos no cayeron. Y el que fue detenido dijo que ellos el lunes no habían estado, que habían estado el martes".



  DESOVE ARRUINADO



Comentó José Sotello: "Es un negocio muy grande y de mucho efectivo. No hace mucho venían camionetas cargadas con peces cada 2 ó 3 días de la zona del Oeste; cosa prohibida en la provincia. Entran sin permiso, y aprovechan que la pesca está desprotegida. Para nosotros, los pescadores deportivos que queremos hacer las cosas lo mejor posible, incluso pagar nuestros permisos, que pase esto no es bueno". De cualquier manera relevamos la laguna y la pesca continúa siendo buena, y ante el desarraigo de estos delincuentes podemos afirmar que la pesca en la Blanca Grande será este invierno la que supo ser desde siempre.