Informativo

  ¿NOVEDAD?

¿Nueva modalidad de pesca o un resucitar de implementos utilizados con otros fines?
Por Ernesto Franchino





A
nte un bombardeo publicitario para con una "novedosa" modalidad de pesca de embarcado en el mar, la que fue bautizada con el nombre del señuelo que se utiliza (verbo con 2 "g" y sustantivo una "g"), fue que me remití a mis "biblias" (si se me permite), las que guardo con todo cariño y dedicación. Y una de esas biblias es el Manual de Pesca, del maestro Juan Martín de Yaniz, del año 1.963, en el que habla de anzuelos Pennel y reels como el Alcedo Micron o Mitchell Cap Spinning (para los de más edad y memoria). Allí voy casi siempre a desasnarme cuando hablan de, por ejemplo, la "nueva técnica del bait cast" que ya era nombrada y detallada como una modalidad más para esos años (muchas veces las cosas no son como nos las dicen) y era una de las opciones que daba para la pesca de tarariras (pag. 170). En la página 189 muestra dibujos de anzuelos tipo Jigs, que llamaban Feathers (plumas) los que poseen cabeza de plomo y que tienen el mismo fundamento que los hoy publicitados jigs. ¿Vió?



UNA VUELTA POR EL DICCIONARIO
JIG

"...... Criba, anzuelo cargado de plomo ...... " (Miren si el concepto es viejo).
JIGGER
Bailador de jiga. Cualquier utensillo que tiene movimiento de vaivén. Nigua, pulga, garrapata u otra sabandija. Aparato, artefacto, herramienta.
JIGGLE
Mover(se) ligeramente a tirones de arriba hacia abajo o de un lado a otro.
HISTORIA
S
e desarrolla para la pesca comercial a grandes profundidades de los halibuts en el Pacífico del Norte y luego los escandinavos lo desarrollan para la pesca deportiva, pero los hacen famosos, con su clásico marketing, los japoneses.
FRASE IDIOMATICA
"The jig is up": (Textualmente: El anzuelo cargado de plomo está arriba - fuera del agua).
Se refiere a: "Se ha frustrado el proyecto, no hay esperanzas".





Les cuento que hace 10 años, mucho antes de tener este Portal, ya pescábamos truchas en los lagos y ríos del Sur. Y para esa época ya las truchas ¿reconocían? muchos de los engaños que se les presentaban para tratar de "pincharlas". En una de mis pescas con Piercarlo , "Guille" y Pablo, deduje que las truchas no toman los artificiales no porque reconocieran el engaño, sino porque reconocen que el desplazamiento del mismo no es de algo que forma parte de la naturaleza que la rodea. De ahí que en uno de los lances, ante el intento permanentemente fallido de Guille y Pablo de clavar una hermosa arco iris que estaba debajo de las embarcaciones, lo que hice fue dejar caer un cuchara criolla hasta el fondo cuando la trucha perseguía a desgano otro de los señuelos que venía de lejos, hacia arriba y en dirección al bote. La trucha no vio caer la cuchara, la que quedó por varios minutos pegada al fondo. Como allá el agua es transparente podía ver cada movimiento del pez bajo la superficie, así que en una de sus vueltas de curiosear los artificiales de mis compañeros comencé a recuperar mi "criolla" del fondo con tirones secos, cortos y desparejos (pero muy prolijos) como imitando "algo" que quería subir a la superficie pero que le costaba mucho. Fue fatal para la trucha. El ataque fue feroz y la llevada impresionante, ante la atónita mirada de mis compañeros que no habían visto depositada mi cuchara en el lecho del lago justo abajo del bote y que solo veían mi caña arqueada y sacudiéndose. Fue, humildemente, todo un logro para mi espíritu que en ese momento solo trataba de resolver como pescar esa trucha.

 

Si comparamos, es la misma pesca (quien quiera puede agregarle la palabra "casi") que se aplica a los "jigs". Y por supuesto hay que practicarla. Yo la relaté en uno de mis relevamientos de Villa La Angostura (los más memoriosos capaz lo recuerden), y hasta lo comenté para tener en cuenta (perdónenme los cultores de las lagunas) en la pesca de pejerreyes a fondo en Chasicó, en los sectores de mayor profundidad. En esto de la pesca siempre digo que hay que experimentar, pero usando el sentido común sin llegar a pensar lo que creemos que piensa el pez, básicamente porque el pez NO PIENSA. La razón es lo que nos diferencia del resto de los animales, que reflexionan, pero para algunos la pregunta es: ¿Los peces se nos parecen? No nos dejemos llevar por lo viejos conceptos de, por ejemplo: "El pez no quiere comer porque está defendiendo su territorio" o "está comiendo mal". ¿Qué? ¿Está comiendo de costado o panza arriba? Quisiera que alguien me explique por favor esto, desde una base científica y certera, sin complicar el súper sencillo cerebro del pez. Que alguien me explique por favor eso de que el pez muerde tal o cual mosca porque le pareció una pancora. ¿? ¿Qué nos llevó a deducir estas cosas? ¿Dónde está escrito que los humanos siempre tenemos razón? ¿Y si el pez solo se llevó por delante el "bicho" que cayó al agua?

 


ALGUNOS MODELOS





E
ntre "bichos" y "pelusas" (léase streamers y secas), hay quienes pueden distinguir una mordida por una causa u otra, pero solo basados en sus estadísticas*, las que indefectiblemente deberían incluir una dedicación extrema manteniendo una conducta única, en un mismo lugar y con clima y agua exactamente iguales. ¿Se puede esto, o son opiniones de pescadores en línea? Si es así nadie me explique nada. Pero ojo: No digo que las cosas pasan porque son de una manera y no de otra. No niego nada, pero...

Lo mismo pasa con los señuelos, jigs incluidos, donde las explicaciones del porque de la conducta del pez ante los mismos termina en la siempre recordada y evocada frase del maestro Zapico Antuña: "Estas cosas hablan de la habilidad del pescador, de la inteligencia del pez, o de la estupidez de ambos". Frase genial y atemporal ante cualquier eventualidad y/o nuevo desarrollo o descubrimiento.






PRECEPTO FUNDAMENTAL

Señores: Entendamos de una buena vez
por todas que los peces son OPORTUNISTAS al momento de tomar o no determinado "alimento", si es que éste tiene, o pareciera tener, movimiento propio o deslizamiento, y sepan que jamás un pez le va a contar las patas a la "rubber leg" que le presentemos.
.
Y también entendamos que si un pez (o cualquier otro animal) permanece al acecho para proveerse de alimento, ya por si sola esa acción es oportunista




Entonces actuemos en consecuencia y presentémosle las mejores oportunidades. Si no lo pinchamos en superficie o a media agua busquémoslo en el fondo (tal vez por presión atmosférica o por temperatura invertida se haya mudado abajo) profundicemos con nuestros señuelos y no digamos como la zorra: "Están verdes" (léase no hay pescado). Si estamos buscando tarariras, no lo hagamos en 8 metros de profundidad para luego decir "Acá no hay nada". Seamos honestos y tratemos de aprender. Si usamos una ondulante en 50 cms. de agua con vegetación sumergida y no pescamos y encima perdemos la cuchara no le echemos la culpa al medio, somos unos tarados. A esto me refiero con "sentido común". Y mientras nosotros aprendemos, o no, en el agua, los peces siguen cumpliendo con su ciclo de vida (porque SOLO eso hacen) y no creo que calculando cuantas calorías tiene ese alevino de pejerrey que se va a comer la tararira o, como me han dicho infinidad de mosqueros, esa trucha que deduce que ir a comer esa Adams Parachute no le justifica la salida de detrás de la piedra en la que está manteniendo sus energías intactas. ¿? ¿Acaso somos Einstein o Darwin? Pero bien, sigamos con los jigs, que están de moda y se los ve en programas de televisión en boca de meros y chernias. ¿Pensó alguna vez en clavar un mero con artificiales? Bueno, ésta es su oportunidad, así que no la deje pasar. Embárquese, alcance las profundidades correctas y e inténtelo.




Mariano de la Rúa, un reconocido guía de pesca de la ciudad de Mar del Plata, fue quien introdujo en el país la novedad (esta nota no critica a su persona ya que sin él todavía estaríamos pescando meros con magrú), y lo hizo de manos de un cliente oriental que Mariano cuenta, siempre los traía, los usaba y siempre pescaba (una de las palabras sin aplicación en la Pesca Deportiva: Siempre). Hasta lo escuché dando conferencias en Expo Armas 2.006 de por qué, cómo, dónde y con que especies se usaban estos nuevos artificiales. Para él una novedad, y para nosotros también hasta que bajamos de la biblioteca el Manual de Pesca. Y como todo tiene que ver con todo, hoy, principios del 2.007, tratemos de informarnos lo más que podamos sobre este técnica, para que nuestra salida de pesca, con o sin Mariano, en mar, lago, embalse o Chasicó, sea un éxito personal y no un récord de capturas sin ton ni son. Porque a la bartola también se pesca, pero la diferencia es como.



Se podría comparar al "jigging" con una modalidad vertical de "spinning"
La zona de pesca se limita a tocar el fondo y llegar hasta media agua
Preferible usar reel frontal y fuerte de mucha recuperación: 5:1/2 a 1
Utilice tirones cortos, rápidos y "desprolijos" en cada recuperación
Es bueno usar multifilamento (ojo con las libras y el peso del jig)
Si derivamos que sea lento para no desplazar el jig de costado
Es mejor pescar anclados para verticalizar bien el recupero
Usar "chicote" del 0.80 entre el hilo del reel y el artificial
Si no hay pique cambiemos el ritmo y/o la velocidad
Si sigue sin suerte cambie el color del artificial
A mayor corriente mayor peso de señuelo
Deje bajar el jig con el pick up abierto
Ojo con el enganche en las piedras
Usemos cañas de hasta 40 libras
Trabaje con el freno ajustado



*Estadística
:
"Si Ud. y yo estamos en un bote y yo me como 2 pollos, la estadística dirá que nos comimos un pollo cada uno".


DATO CURIOSO
El kit de supervivencia de los soldados americanos durante la segunda guerra mundial incluía un jig con pelos de ciervo.