Patí

(Luciopimeludos pati)

  PATI  El patí es una variedad de pez emparentada con los bagres y su gran tamaño lo hace una presa codiciada en temporada estival comenzando a cobrarse las primeras piezas a partir del mes e Octubre o con los primeros calores. A pesar de no presentar las temibles púas que sus parientes tienen en las aletas sus características son semejantes y lo ubican dentro de los denominados "cat fish". Es de color azul plomizo con manchas blancas al igual que la zona ventral, de ojos chicos y de boca grande alcanza pesos de hasta 18 kilos o más en algunas ocasiones. Hay quienes lo comparan en su edad adulta al surubí pero ningún detalle (fuera de ser ambos "cat fish") los emparenta. Su habitat preferido son las aguas cálidas y limpias y bien oxigenadas. Se sabe que el frío afecta mucho a los ejemplares adultos. Prefiere las aguas profundas donde se mueve cómodamente aunque en ocasiones se lo ve alimentarse en zonas playas. La forma más común de tomar su alimento es permanecer al acecho en los veriles de los canales y en los bordes de los pozones del fondo del río. No es una variedad de pez cazador a pesar que en su dieta entran pequeños bagres, morenas, anguilas, mojarras, sábalos, gruesas lombrices "dedo", etc. Se lo encuentra preferentemente dentro del Delta Entrerriano, el Bonaerense y el mismo Río de la Plata formando parte en verano de lo que denominamos pesca variada de río. Se lo pesca tanto de costa y muelles como de embarcado. Por supuesto los ejemplares de mayor porte se dan con esta última modalidad usando la técnica del "garete" dejando que el aparejo arrastre por el fondo donde el patí se alimenta.




L
a técnica para pescarlo desde la costa es levantar un poco la primer brazolada y "cargar" de carnada por demás el anzuelo para tentarlo a tomar el engaño que, de ser posible, deberá estar compuesto de tripas de sábalo en principio de descomposición. También toma filete de sábalo fresco, lombriz, anguila, morenas, mojarras, etc. Desde la costa el pique de esta especie se caracteriza por provocar en la línea la clásica aflojada de nailon. Otra forma de identificarlo es por los pequeños "toques" que el pescador puede confundir con algunos molestos descarnadores o con el desplazamiento de la plomada en el fondo. En estos casos lo más efectivo es bombear la caña con pequeños tirones para incentivar al pez a tomar el engaño. De embarcado el pique se demuestra con una llevada o aflojada de hilo ya que suponemos tarda en acomodar la comida en su boca mientras se la lleva. Por supuesto en estos momentos cualquier resistencia de nuestra parte va a hacer que suelte el cebo por lo que no apresurarnos a clavar es la respuesta adecuada. Dejarlo llevar y tensar el hilo al momento de clavarlo son las claves del éxito. La clavada efectiva se mostrará con una "plantada" por parte del pez que al sentir el segundo cañazo se acercará mansamente hasta el borde de la embarcación donde en ese momento mostrará cierta resistencia por lo que si el ejemplar es grande deberemos tener el freno del reel bien regulado para evitar el corte del nailon. Es común que el patí traiga la carnada en la boca sin tragarla y sin estar clavado por lo que muchas veces al llegar al borde de la embarcación el pez abra la boca y simplemente se vaya. La ansiedad es la mayor enemiga del pescador a la hora de estar clavando patíes.




L
os equipos adecuados para esta pesca desde la costa son los del tipo spinning livianos, cañas de 2,20 a 2,50 metros de largo de cualquier acción para lanzar pesos de hasta 40 gramos, armadas con reeles frontales o rotativos chicos cargados con hilo del 0.22. Las líneas pueden armarse con el plomo corredizo para que la resistencia a la llevada sea mucho menor y los anzuelos del tipo Mustad 90234NPNR o 92611 de pata larga son los ideales en N° 1 ó 2 para los ejemplares más chicos.

 

MEDIDAS
DISTANCIA esmerillón - plomada: 1,20 mts.
DISTANCIA esmerillón - esmerillón: 1,20 mts.
LARGO BRAZOLADAS: 0,80 cms.

 

.