LOS MONOFILAMENTOS


Por allá, cerca del año 1940, la firma Du Pont diseñó y fabricó una fibra sintética muy fuerte y muy elástica a la que dieron el nombre de nylon, el que reemplazaría al viejo sedal de pesca compuesto por lana, algodón y seda. Este se obtenía, y se obtiene por la polimerización del ácido adípico (un derivado del fenol) y de la exametilenodiamina (un derivado del amoníaco). Los primeros monofilamentos fueron gruesos, frágiles y rígidos, casi imposibles de manejar en acción de pesca pero con los años se fueron perfeccionando hasta alcanzar la efectividad con que los conocemos hoy en día. Los monofilamentos transparentes son de un tono grisáceo mate, es muy difícil encontrarlos “al natural” porque casi todas las marcas los pulen o los colorean usando dos métodos: Uno es agregarle color al polímero antes de la fabricación y el segundo es colorearlo una vez fabricado. Tanto el proceso de pulido como el de coloreado se traducen en una pequeña pérdida de resistencia ya que los colores conllevan la utilización de ácidos, lo que lleva a una merma de fuerza en el producto terminado.

 

 

Aunque en el mercado existan cantidad de marcas y modelos diferentes, en realidad existen muy pocos fabricantes, motivo por el cual es muy común encontrar el mismo hilo en dos marcas diferentes. Un precio alto no garantiza calidad así que les voy a tratar de explicar las características más importantes que deben tomar en cuenta para elegir el indicado. En las etiquetas de las bobinas podremos informarnos sobre el diámetro dado por el fabricante, casi nunca es 100% real pero en general suelen ser casi exactos (existen solo un par de ellos homologados). Podemos medir el monofilamento con un micrómetro o un tornillo Palmer con una precisión de milésimas de milímetro, aunque unas pocas décimas de milímetros no van a hacer la diferencia a la hora de decidirse por uno u otro, pero si debemos efectuar lances extremadamente largos esa pequeña diferencia nos puede hacer ganar o perder varios metros, porque un hilo más fino es igual a un lance más largo. Si no tengamos en cuenta que muchos "concurseros" pescan con el reel cargado con hilo del .22, y ellos buscan el pez de mayor peso. Acá el secreto está en la regulación del freno y en el uso de la paciencia.

 

 


La segunda característica que leeremos en la bobina es la resistencia por ejemplo “0,40 mms / 14 kgs.” ó “0,40 mms / 14,5 kgs.”. Casi todos los pescadores elegiríamos la 2º opción porque deberíamos razonar que a mismo grosor tiene más resistencia, pero la práctica va a hacer que nunca desestimemos la línea más débil ya que ante una diferencia mínima debemos tener en cuenta otros factores. www.eftta.com es un portal que ofrece información detallada y muy aproximada sobre las características de varias marcas y modelos de hilos de nylon. Ellos llevaron a cabo una serie de pruebas en su laboratorio para comprobar la exactitud de los etiquetados. Los resultados sorprenden hasta al más crédulo porque menos del 10% de las bobinas ponen los datos exactos con respecto a la resistencia de los hilos que contienen. Por eso si la bobina elegida muestra el sello de certificación EFTTA uno puede confiar en que los datos proporcionados por el fabricante son absolutamente reales. También debemos tener en cuenta la resistencia a la abrasión (aunque no es importante si cambiamos el producto periódicamente) ya que cuando nuestras pescas más comunes son sobre fondos con rocas, árboles u otros obstáculos sumergidos o sobre fondos irregulares o con bivalvos el roce con estos elementos (incluso hasta con la arena) puede hacer que nuestro hilo se melle hasta el punto de cortarse sorpresivamente, aunque casi todos los nylons de última generación tienen una muy buena resistencia a la abrasión.

 

 


La elasticidad es, por lo general, lo que un pescador debe tener más en cuenta a la hora de elegir el hilo ya que ésta puede variar mucho entre un nylon y otro, y esta característica puede marcar la diferencia entre una captura y un pique fallido. Por poner un ejemplo, si a un hilo con una resistencia de 6 kgs. le damos un tirón 2,5 kgs. se va estirar entre un 10 y un 15%. Si aumentamos el tirón a 5 kgs. estiraremos el hilo entre un 12 y un 30%. Un hilo demasiado elástico puede impedir que el anzuelo se clave en la boca del pez (sobre todo en los de mandíbulas duras o especies cazadoras de llevadas violentas) debido al efecto de "amortiguación" que el hilo sufre entre la puntera de la caña y la línea, lo que hará que la clavada llegue al anzuelo varios segundos después de haber "cañado". Lo ideal es tener varios carretes para cambiarlos de acuerdo a la pesca ya que no es lo mismo clavar un pejerrey a 25 metros que a 100 metros o clavar una corvina que una tararira. El uso de hilos de elasticidad media lo recomiendo a los pescadores noveles porque serán ayudados sin darse cuenta, por el contrario, con un nylon poco elástico hay que ser rápido en la regulación del freno del reel para contrarrestar la falta de elasticidad y evitar perder piques.

 

 

 

El monofilamento “recuerda” su forma cuando guardamos la bobina de nuestro carrete durante largos periodos de tiempo, es lo que se conoce como la memoria. Este aspecto negativo se da más en los hilos rígidos y con poca elasticidad como antiguamente era el nylon "Tortue", famoso por su rigidez la que provocaba que la línea salga enrulada del reel y se mantuviera con esa condición sobre la superficie del agua haciendo más largo el efecto "cañazo - clavada". Personalmente utilizo el nylon de la marca "Amnesia", la más conocida en nuestro ámbito. Otra condición para tener en cuenta, sobre todo en el armado de las líneas, es la "memoria" de los nylons. Todos presentan más o menos memoria, por lo que es importante elegir el hilo de menos memoria.


Dicen lo que dicen que saben que los peces grandes ven las líneas por lo que a veces, y cuando no tengo otra cosa que hacer, trato de mimetizar los aparejos con el color del agua o del fondo de donde estoy pescando, y muchas veces coloco nylons de colores vivos y fluorecentes en el tramo que queda fuera del agua, esto lo hago para saber adonde comienza a sumergirse en el agua, dato que me va a ayudar a tener el nylon tensado y a darle la fuerza que considere necesaria a la clavada. Podemos encontrar fácilmente monofilamentos en varios tonos de verde, marrón, gris, rojo, blanco, etc. También uso hilos camaleónicos, de esos que intercalan colores por tramos (muy comunes hace muchos años), pero no me terminan de cerrar ya que me imagino el contraste que estos tienen sobre fondos de arena o en aguas claras y poco profundas que supuestamente es donde deberían dar mejores resultados, o por lo menos eso me dijeron cuando era chico y aprendí a pescar.

 

 


Igualmente, si queremos hilar muy fino, debemos tener en cuenta que la resistencia de los hilos a la abrasión, a la tensión y la elasticidad son medidas en seco, condición que puede variar cuando las pescas son largas y el hilo permanece sumergido mucho tiempo, incluso algunos llegan a perder el 25% de sus propiedades originales. Esta pérdida la sufren mucho más los monofilamentos coloreados, porque como ya dije para darles color los sumergen en ácido y esto hace que absorban más agua.

 

 


En los últimos años se popularizó el uso de un material conocido con el nombre de fluorocarbono, tanto en el hilo del reel como para el tramo final y las líneas, aunque en la mayoría de los casos su alto costo lo hace difícil de usar en tramos largos. Su composición hace que refracte la luz de una forma parecida al agua misma haciéndolo casi "invisible", es muy resistente a los rayos ultravioleta, aguanta el frío y no absorbe agua. Su densidad es mayor a la de los monofilamentos convencionales, por esta razón se hunde 3 veces más rápido y permanece en el fondo con más estabilidad pero tiene varias características en su contra: Algunos dicen que contiene plomo lo que lo hace altamente contaminante, tampoco es aconsejable lubricar con saliva los nudos ni apretarlos con la boca. Personalmente soy bastante tradicional y al final del hilo del reel uso, en el caso de ser necesario, un chicote cónico y nada más, porque no soy de esos que piensan que los peces piensan cuando ven un nylon en el agua. Porque de ser así tendríamos que dedicarnos a otra cosa. Me imagino a un pez transmitiéndole a sus crías a esquivar un sedal de pesca, una plomada o un anzuelo con carnada. La verdad hay cosas a las que aún, con mis más de 60 años, no me acostumbro.

 

 

 

 

 

 

 

Vistas las características más importantes me atrevo a darles algunas recomendaciones para el uso y el mantenimiento de los nylons. En programas de televisión y de radio, en revistas, sitios de internet, foros y otras yerbas, nos dicen como deben ser los nudos para cualquier tipo de hilo. Para estas lides la palabra siempre no es la adecuada y no está bien generalizar. La palabra siempre la debemos tener en cuenta cuando el fabricante menciona cuales son los mejores nudos ya que éstos son los que superaron las pruebas de resistencia del productor. Por ejemplo, un nudo en mosquetón con 1 - 2 vueltas más o menos puede hacer que varíe la resistencia entre 200 gramos y 2 kilos. Para aquellos que no traen asesoramiento sobre los nudos podemos hacer nosotros las pruebas. Una buena elección es empezar con el nudo palomar, que tal vez no sea el mejor nudo pero sí es como la "wolly bugger" de las moscas: Un "universal" que da seguridad y confianza. Cuando atemos un nudo pondremos nuestra atención en que las vueltas sean las correctas y no se encimen. Antes de apretar un nudo debemos lubricarlo con saliva y ajustarlo lentamente para evitar estrangulamientos o “quemaduras”. A la hora de llenar un reel con hilo nuevo debemos ayudarnos con el primer tramo de la caña, la puntera es suficiente. Tras pasar el hilo por ésta debemos mantener la bobina de hilo en el mismo plano de la caña para que la línea salga libremente sin enrularse. También es adecuado ejercer una presión similar a la que haríamos durante la pesca para que el llenado sea siempre parejo.

 



La vida útil de un monofilamento depende del modelo y del fabricante, pero está en nosotros que ésta se acorte o alargue. Es importante que mientras no se use una bobina la guardemos en un lugar a ser posible fresco, húmedo y no esté expuesto a la luz solar ya que ésta está le dará rayos ultravioleta que debilitan los polímeros causando cristalización en las moléculas que lo conforman. Es inevitable exponer las líneas a la luz solar mientras pescamos, pero tratemos siempre de evitar la exposición innecesaria. Con cada lanzamiento comprobamos que el plomo gira mientras recuperamos el nylon, y esto hará que el mismo se retuerza sobre si mismo y en muchos casos produzca enredos indeseados (y hasta melladuras) tanto en el reel como en la puntera de la caña si ésta es muy pequeña. Esto es algo que no hay forma de evitar si usamos plomos con agarre fijo, pero existe una solución para este problema es usar plomos armados con mosquetones giratorios.

Tengamos siempre en cuenta que un hilo duro tendrá alta resistencia a la tensión pero su elasticidad y su resistencia al nudo serán bajas, en cambio un hilo suave resiste menos tensión pero es más resistente al nudo y más elástico. Así que dependiendo de la pesca que vayamos a hacer elegiremos una u otra condición. Por poner un ejemplo: Si vamos a pescar lejos (150, 200 metros o más) lo ideal es usar un hilo duro y con poca elasticidad para lograr una clavada más rápida, pero si pescamos cerca podemos usar un hilo suave que amortigüe los primeros tirones fuertes y aguanten los nudos que hagamos sobre el mismo. Estos datos sirven si los tenemos en cuenta en el comercio en el que compremos nuestras cosas antes de la pesca, todo lo que viene después corre por cuenta del pescador.