Lineas

LINEAS PARA PEJERREY

línea 2081

Nunca deja de asombrarme la cantidad de pescadores con los que uno se puede encontrar cuando se entablan conversaciones casuales. Vaya, de paso, mi reconocimiento y estima para aquellos exprimentados que con sencillez comparten sus experiencias, sin mandarse la parte ni quedarse con lo importante en el morral. Porque fue durante una de esas charlas circunstanciales que un pescador de aquellos me regaló (usando el verbo justo) garabateado con una birome sobre un papelito, el esquema y los detalles del aparejo que quiero compartir con ustedes. "Probalo en la Brava… si querés pescar" me dijo. Puedo describir al aparejo como la "2081" (que así la bauticé para dar una pista sobre su origen a quienes se interesen en averiguarlo) como un paternoster largo armado con dos boyas distintas y tradicionalmente ajenas a esta línea. Y cuando lo prueben acuérdense de mí; para bien o para mal, pero acuérdense. Y después me cuentan quien fue el primero en cambiar esa manera "única" de pescar que tenía, hasta ahora, La Brava. Combina la escasa resistencia al pique de una línea chiripa con las bondades que nos ofrece el paternóster, para confirmar antes de empezar a pescar a que profundidad está nadando el pejerrrey. En el esquema se puede apreciar que la boya cometa trabaja, naturalmente, acostada. La boya esférica debe estar perfectamente balanceada en relación al plomo para que trabaje apenas ahogada bajo la superficie. Presenta una ventaja particular sobre el paternoster tradicional, y es que el pez no debe en principio arrastrar la resistencia que ocasiona todo el conjunto. Si la calibración es correcta, en conjunción con el largo de las brazoladas, se minimiza la resistencia a la tracción, lo que le da confianza al pez que "lleva". Cuando la boya cometa levanta su extremo más alargado, es el momento de parar la caña. Según he leído, efectuar este movimiento recogiendo rápidamente sin dar un cañazo, disminuye en un 80 % la posibilidad de traer el anzuelo tragado. Suena razonable, aunque todavía debo comprobarlo. Para los que ya lo están pensando, se los confirmo. Es un paternóster tramposo. Un concepto poco galante para muchos pescadores, ya que reduce su intervención en la clavada y es probable que el pez salga con el anzuelo tragado. A propósito ¿Cuándo se pesca a fondo de costa o con chiripá, sin la caña en la mano, como viene generalmente el anzuelo con relación al pez?

 

DETALLES CONSTRUCTIVOS
Para evitar confusiones, el color de la cometa (rojo, por ej.) deberá contrastar con el del pilotín y la esférica (amarillo). Asimismo, para la madre es preferible utilizar nylon de color para distinguirla de las brazoladas que serán preferiblemente transparentes. La boya redonda va entre nudos corredizos, posibilitando cierta capacidad de variar la profundidad de trabajo. Es bueno confeccionarlos en otro color para distinguirlos. El resto de los nudos pueden asegurarse con cemento. Una perfecta calibración de la boya redonda es primordial, no olvidando el peso del aparejo… y de las carnadas. Es recomendable utilizar varios plomitos chico en lugar de uno grande para poder removerlos en caso de ser necesario. Tampoco está de más cargar algunos plomitos y municiones partidas para ajustar resistencias ya en el agua, dependiendo de las condiciones del viento, la deriva y de lo agitado de la superficie. Otra boya que utilicé con buenos resultados en lugar de la clásica cometa es una chupetona, de esas esféricas al centro con dos conos invertidos, uno de ellos más largo. Y la próxima, la armo con un palito desparejo. Hay como para elegir ¿verdad? A los anzuelos Mustad 1687 Nº1, les paso un microesmerillon por el ojal en reemplazo del tradicional nudo loco, ya que de esta forma giran más libres en todos los sentidos. En YouTube hallé un video en donde muestran una forma de hacerlo que desconocía. Es muy importante calibrar la boya esfércia para que trabaje ahogada, apenas perceptible bajo la superficie. Es como las ya reconocidas líneas quebradas ( la X 15 para la Tupungato).

Las medidas que se describen en el esquema son adecuadas para una caña de 4 mts. Ahora si desea utilizar una caña de, digamos, 3,60 mts, deberá tomar una decisión. Acortar las brazoladas o sacrificar un anzuelo. Este punto es controversial. Después de exprimentar, elijo eliminar un anzuelo para mantener y hasta incrementar el largo de las brazoladas restantes. ¿Usted qué preferiría? ¿Pescar con dos carnadas que trabajen lo más naturalmente posible o tres que no lo hagan?

 

LINEA

MATERIALES
Nylon para la madre (0.40): 4 mts. (preferentemente amnesia).
Nylon para las brazoladas (0.35): 75 cms. por anzuelo.
Hilo para los nudos corredizos: Cantidad necesaria.
Boya cometa de 120 milímetros: 1
Boya esférica de 18 milímetros: 1
Pilotín (opcional giratorio): 1
Rotor (a gusto): 1 por anzuelo.
Perlitas: 9 (para línea de 3 anzuelos).
Anzuelos (a gusto o necesidad): 1 por brazolada, y uno en el final de la brazolada de abajo.
Mosquetón esmerillón: 1
Plomada pasante: 1. El peso lo indicará el tamaño de la boya (empiece con 10 grs.).
Uso: Pesca de embarcado, de muelle o de escollera.
Ambientes: Todos los de aguas profundas (más de 2 mts).


CORTES

 

 

 

CONCLUSIONES
La 2081 como a mi me gusta pescar: Cerca del bote, ya que la boya de 18 mms. no admite mucho lastre. Si quiere o necesita pescar más lejos, deberá aumentar el plomo para lograr más distancia, consecuentemente deberá incrementar el diámetro de la boya redonda para lograr sostener el aparejo y el de la boya cometa, para verla desde más lejos. Ahora ¿Es necesario pescar muy lejos del bote en un ambiente cerrado cuando se está embarcado? Personalmente, elijo pescar relativamente cerca, para advertir así cualquier alteración en el movimiento de los flotantes, ya que utilizo los más pequeños que puedo distinguir con la vista y dominar con la caña. Recuerdo siempre el comentario de Fernando, concesionario de la Tupungato, mientras prudentemente señalizaba un límite con boyas para prevenir que desde la costa le plantaran un plomo de 120 grs. a un embarcado. "Si lo sabré, los que pescan de costa quieren tirar al centro y los de embarcados cerca de la orilla". Toda una reflexión....


Ahora tiene otra herramienta más. Porque de eso se trata, de tener otra alternativa. No pude hallar ni en la red ni en la bibliografía que consulté ningún aparejo ni siquiera parecido. Pregunté a un par de proveedores de artículos de pesca, tampoco lo conocían. Así que ármese uno, ya sabe como. Y si no, me avisa. Al momento de necesitar un aparejo, hay dos placeres claramente diferenciados: Fabricar las líneas y no fabricar las líneas. Los dos deparan satisfacciones. Por mi parte, elijo armar mis aparejos y hasta hacerlos para mis amigos. Invitarlos a que los prueben y me comenten su parecer, analizo como los usa uno y otro, observo, aprendo y disfruto. Todo por dos pesos. O un poco más en esta época.